Las mujeres en el medio rural

Las mujeres del medio rural resultan determinantes para su vertebración territorial y social, y son, con diferencia, el principal vector para la innovación y el emprendimiento rural. Sin embargo, en el medio rural todavía se mantienen escenarios de desigualdad entre mujeres y hombres en un grado más acusado de lo que ocurre en el medio urbano.
A principios de 2010, se puso en marcha un estudio de carácter longitudinal con objeto de hacer una radiografía completa de la desigualdad entre hombres y mujeres en el medio rural. A partir de los resultados de una serie de talleres participativos realizados a lo largo de 2009, plasmados en la publicación“ Condiciones de vida y posición social de las mujeres del medio rural (MARM, 2009), se diseñó un estudio cuantitativo para profundizar en las desigualdades de género existentes en el medio rural.

Diagnóstico de la igualdad de género en el medio rural

Realizado en 2010 sobre una muestra representativa de la población residente en el medio rural, este estudio ha logrado recabar cuantiosa información sobre la situación sociodemográfica y las desigualdades de género en el medio rural tanto en el ámbito laboral como en los usos del tiempo, e investigar la percepción de la calidad de vida o el posicionamiento frente a actitudes y estereotipos sexistas, lo que ha constituido la base del diagnóstico.

Las principales conclusiones extraídas del diagnóstico son:

DEMOGRAFÍA

- La situación sociodemográfica en el medio rural está desequilibrada. 
- La masculinización de la población condiciona el estado civil y el tamaño de los hogares de forma diferenciada según sexo, existiendo mayor soltería masculina y un menor tamaño del núcleo familiar de los hombres. 
- La escasa natalidad obstaculiza el relevo generacional necesario para garantizar el futuro del medio rural. 
- El envejecimiento de la población incrementa las situaciones de convivencia con personas en situación de dependencia en el medio rural, lo que repercute en la carga de trabajo de las personas cuidadoras, por norma general mujeres, disminuyendo sus posibilidades de participación laboral, política o social.


TRABAJO

- El mercado laboral del medio rural se caracteriza por una baja tasa de empleo (que se acentúa en el caso de las mujeres), una fuerte asalarización y una marcada terciarización. Existe una discriminación salarial de género: las mujeres están sobrerrepresentadas en los rangos salariales entre los 400€ y los 1.000€ mientras que los hombres lo están entre los 1.001€ y los 1.400€.
- El mercado laboral del medio rural está caracterizado también por la segregación, que puede ser de dos tipos: tanto vertical como horizontal. En cuanto a la segregación vertical las mujeres se concentran, por lo general, en las posiciones inferiores de la jerarquía laboral y ocupan puestos de personal no cualificado y personal administrativo. Los hombres, sin embargo, tienen mucha más presencia en puestos de poder y responsabilidad. En cuanto a la segregación horizontal, aunque en ambos sexos el sector servicios ocupa a la mayor parte de la población (52,6%), en este sector se concentran más mujeres (78,5%) que hombres (41%). Así mismo, las mujeres tienden a ocuparse en empleos tradicionalmente femeninos y los hombres en empleo tradicionalmente masculino.
- En el medio rural existe una marcada feminización de la asalarización y una masculinización del empresariado rural.
-Las desigualdades observadas entre mujeres y hombres en el mercado laboral se acentúan al aumentar el grado de ruralidad.


USO DEL TIEMPO

- El tiempo que invierten mujeres y hombres en realizar las distintas actividades cotidianas se distribuye de distinta forma. 
- Las mujeres dedican más tiempo a actividades que tienen que ver con el trabajo doméstico y de cuidado mientras que los hombres dedican más tiempo a las actividades extradomésticas. El incremento del tiempo que las mujeres invierten en tareas de cuidado y trabajo doméstico, los hombres lo invierten en ocio y tiempo libre. 
- La distribución desigual de los tiempos de hombres y mujeres origina absentismo doméstico en el caso de los hombres y mayor dificultad para incorporarse al mercado laboral en el caso de las mujeres.


ESTERIOTIPOS Y ROLES DE GÉNERO

- La presencia de estereotipos y roles de género y su influencia en las desigualdades entre mujeres y hombres muestran que el sistema patriarcal sigue muy presente en la población rural y esto tiene una gran influencia en los ámbitos analizados
- En líneas generales, se acepta que las mujeres ejerzan el rol productivo, siempre y cuando no abandonen el rol doméstico/familiar.


Actualmente, el Ministerio trabaja en la elaboración de un nuevo diagnóstico para analizar la evolución de la situación de la mujer en el mundo rural en los últimos diez años.

 

 

No existen resultados con los criterios de búsqueda