Camino Natural Turia - Cabriel. Tramo Siete Aguas - Cabriel

Descripción

 Camino Natural de Turia-Cabriel. Tramo Siete Aguas-Cabriel

Aventura por tierras valencianas, entre pinares y viñedos, con el río Magro como invitado, para culminar en el río Cabriel.

Este tramo comienza en la localidad de Siete Aguas, cuyo nombre es fiel reflejo de la realidad de esta zona rodeada de fuentes. Tras dejar la comarca de la Hoya de Buñol-Chiva el resto del itinerario transita por la comarca de Requena-Utiel. Aquí el viñedo, con su variedad autóctona bobal, es el gran protagonista y, junto a los pinares de pino carrasco y la ribera del río Magro, es un aliciente más que suficiente para emprender esta aventura. El broche final corre a cargo del Parque Natural de las Hoces del Cabriel, donde el recorrido finaliza junto al puente de Vadocañas, que cruza las aguas de este cauce fluvial.

Este segundo tramo cuenta con más de 81 km de recorrido y tiene como punto de inicio el núcleo urbano de Siete Aguas. Al inicio del itinerario un panel interpretativo indicará al viajero algunos detalles de la ruta. Tras atravesar el municipio por la calle Arrabal y Cañada, el camino sale de la localidad en el punto kilométrico 41 (ya que la numeración se inicia en el municipio de Pedralba).

Panorámica de Siete Aguas

Tras un ascenso de casi un kilómetro se desciende para cruzar la carretera CV-388, extremando las precauciones pertinentes para ello. Poco después del punto kilométrico 44 se pasa por un puente elevado (perteneciente a la Cañada Real de la Mancha) sobre la línea de ferrocarril AVE Madrid-Valencia.

Un poco después encontramos un paso subterráneo bajo la autovía del Este (A-3), hasta llegar al paraje del collado de las Avenas, donde un área de descanso permite a los viajeros recuperar el aliento. Tras descender entre una masa forestal joven de pino carrasco (Pinus halepensis) se podrá disfrutar de la zona norte del Paraje Natural Municipal Villingordo.

Salto de agua en el río Magro

El trazado avanza en dirección noroeste, entre cultivos de viñedos principalmente, en paralelo a la rambla del Rebollar. Un poco más adelante, en el municipio de El Rebollar, el itinerario discurre por la calle Yatova, que conduce hasta la plaza de la Virgen hasta alcanzar la ermita de Ntra. Sra. del Rosario. Un poco más adelante, en la calle don Juan, un área de descanso localizada al abrigo de un sauce llorón (Salix babylonica) recompensará al caminante con una agradable sombra y le ofrecerá la posibilidad de conocer algo más sobre esta ruta a través de un panel interpretativo. El itinerario abandona la localidad de El Rebollar para continuar en dirección al aeródromo de Requena-El Rebollar, que se encuentra en el punto kilométrico 55 del Camino Natural. Justo después comienza un tramo de gran atractivo para los aficionados al ciclismo de montaña, ya que se suceden curvas y rampas de subida y bajada que, finalmente, desembocan entre cultivos de almendros y bosques de pino carrasco en el río Magro.

Cultivo tradicional de viñedos

En paralelo al río es posible disfrutar de un agradable paseo cobijado entre el bosque de ribera que protege el cauce y que ofrece al viajero una sombra valiosa. Después de poco más de dos kilómetros de recorrido se alcanza la ermita de San Blas, que se erige sobria en el paisaje. El itinerario avanza a continuación por una senda de enorme belleza que discurre por una zona inundable del río Magro.

En el transitar por el río se suceden las pequeñas pasarelas de madera que salvan pequeños arroyos y ramblas que vierten sus aguas a este cauce fluvial. Tras cruzar la carretera CV-4310, extremando las precauciones, se deja a menos de un kilómetro a la derecha la monumental población de Requena. Después de superar el punto kilométrico 65 se pasa por debajo de la carretera N-322, punto en el que también se ubica una estación de aforo que registra diferentes parámetros del río Magro.

Cultivos de viñedos y la sierra del Negrete

Aledaños al cauce del río se suceden los cultivos, entre los que el viñedo es el claro protagonista, con la variedad autóctona bobal predominando sobre el resto. Tras superar el punto kilométrico 69 el viajero alcanzará la antigua fuente de Santa Catalina –que actualmente carece de agua–. Un par de kilómetros después se abandona temporalmente la senda y se cruza la carretera CV-450, extremando las precauciones, y se atraviesa una vez más el río Magro en las cercanías del municipio de San Antonio de Requena.

En este punto el itinerario prosigue con el río Magro a la izquierda del viajero, y se suceden las pequeñas pasarelas de madera que cruzan sobre el cauce fluvial. En este entorno, un salto de agua es la antesala de un paso que atraviesa por debajo del puente de la carretera CV-4480 y que da acceso al núcleo urbano de San Juan. Antes de completar un nuevo kilómetro, finaliza definitivamente el tramo por la zona inundable del río Magro, por la que el itinerario había transitado hasta ahora y donde los cicloturistas más habilidosos habrán pasado con su bicicleta. Para los más inexpertos se recomienda que lo hagan a pie.

Panorámica de Jaraguas

Poco después, ya por una pista ancha de tierra, se deja atrás una moderna bodega para cruzar la carretera V-810. Tras ello, se avanza por la Cañada Real de la Mancha durante los próximos 15 km en un recorrido en el que el paisaje estará dominado por cultivos agrícolas entre los que destacan los viñedos y almendros. En este trayecto será necesario cruzar varias carreteras: CV-460, CV-453, CV-452 y CV-465, por lo que será imprescindible tomar todas las preocupaciones para atravesar con seguridad cada una de ellas. Poco después de los 80 km de este Camino Natural, los pequeños bosquetes de encinas rompen la hegemonía de los viñedos y constituyen una fuente de sombra perfecta en la pequeña área de descanso que se ubica en este punto.

Abandonada ya la vía pecuaria, tras el punto kilométrico 89, comienza el descenso final y el acercamiento a la población de Jaraguas. Tras superar un área de descanso junto al antiguo lavadero y la piscina municipal, el itinerario continúa por las calles de la localidad, disfrutando de su paz y tranquilidad, para finalmente salir de su núcleo urbano por la calle Almendros, cruzando la carretera CV-475 extremando las precauciones.

Panorámica de La Manchuela desde su mirador

Ya por pista ancha de tierra comienza un ascenso entre bosques de pino carrasco, viñedos y almendros. Un poco más adelante el Camino Natural comparte trazado con la carretera durante poco más de dos kilómetros. Después de atravesar por un paso subterráneo la autovía del Este (A-3) finaliza este tramo compartido y el itinerario avanza por un camino de tierra entre viñedos y almendros durante más de tres kilómetros, no obstante, a mitad de este tramo se debe cruzar la carretera N-III.

Villargordo del Cabriel recibe al viajero por la calle Utiel, para continuar por la calle Carretera y, finalmente, abandonar la localidad por la calle Moluengo. Algunos de los puntos de interés de esta localidad se encuentran fuera de su núcleo urbano, es el caso, por ejemplo, de la torre del telégrafo y las trincheras de las guerras carlistas, ubicadas en el puerto de Contreras.

Senda de la Cueva de los Ladrones

Tras un paso subterráneo bajo la carretera N-III, se hace lo propio, nuevamente por otro paso subterráneo bajo la autovía del Este (A-3). El trazado continúa por pista ancha de tierra entre cultivos de viñedos y almendros, que van perdiendo protagonismo en favor del pinar, a medida que el Camino Natural gana altura.

En el punto kilométrico 108 se localiza un área de descanso en la que es posible hallar un panel interpretativo que ofrece información sobre las bondades del Parque Natural de las Hoces del Cabriel, en el cual se ha sumergido el viajero. Poco después se encuentra el Árbol Monumental Pino de los Dos Hermanos, un pino resinero (Pinus pinaster) que, con sus 25 m de altura, bien merece una parada que permita disfrutar de la majestuosidad de este ejemplar.

Panorámica del río Turia

Concluida la subida, comienza el descenso del camino, ya con el pinar dominando completamente el paisaje. Tras superar el punto kilométrico 111 se inicia el último tramo de senda, en esta ocasión con una longitud de un kilómetro y medio, conocida como Senda de la Cueva de los Ladrones. Con respecto a la ciclabilidad de esta parte, al contrario que en casos anteriores, el medio para recorrerla no depende de la pericia del viajero sobre los pedales, ya que la normativa del Parque Natural de las Hoces del Cabriel prohíbe circular por esta senda en bicicleta.

Esta tradicional senda desciende inmersa en el pinar siguiendo el icono característico de Caminos Naturales tatuado en la piedra consiguiendo así un efectivo sistema de señalización que minimiza el impacto en el entorno. Tras superar el punto kilométrico 112 se alcanza el mirador de La Manchuela, donde a modo de ventana natural se abre la espesura para permitir al viajero disfrutar de las espectaculares vistas. Serpenteando ladera abajo se recorre poco a poco esta bonita senda, desembocando en un camino ancho poco después de superar el punto kilométrico 113.

Final del Camino Natural en el puente de Vadocañas

En poco más de un kilómetro se localiza el área de descanso de la fuente de La Oliva, donde la propia fuente y el estanque anejo proporcionan un hábitat perfecto para numerosas especies de anfibios. Además, es un lugar muy frecuentado por muchas otras especies de fauna que lo utilizan como punto de agua para beber y refrescarse.

La última parte del camino se afronta entre amplias zonas de pinar con alguna pequeña parcela de uso agrícola intercalada, en predominante descenso, con el único objetivo de alcanzar el cauce del Cabriel. Tras superar el punto kilométrico 121 y un par de curvas del trazado, el viajero llega, por fin, hasta el majestuoso puente de Vadocañas sobre las aguas del río Cabriel, poniendo así un broche de oro inmejorable a este Camino Natural Turia – Cabriel.

Perfil

Perfil MIDE CN de Turia-Cabriel.Tramo Siete Aguas-Cabriel

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Comarca Requena-Utiel

Extensa comarca localizada al oeste de la provincia de Valencia. El suave relieve y la altitud media de esta zona, junto con su climatología, ha propiciado que estas tierras tengan una marcada vocación agrícola, entre la que destaca el cultivo de viñedos con denominación de origen propia (D. O. Utiel Requena) y variedades de uva autóctonas como la bobal. No se debe menospreciar el enorme valor medioambiental de la comarca, con nutridas representaciones de bosques de pino carrasco y monte mediterráneo, aunque, sin duda, su enclave más destacado es el Parque Natural de las Hoces del Cabriel. El patrimonio arquitectónico es también enorme, con conjuntos históricos como el de Requena o el de Utiel, sin olvidar tampoco elementos como la torre del telégrafo y las trincheras de las guerras carlistas de Villargordo del Cabriel, las fuentes y lavadero en Jaraguas o el puente de Vadocañas sobre el río Cabriel. Las festividades en la zona giran principalmente, al igual que su economía, en torno al vino y la vendimia. En este sentido destaca la Feria y Fiesta de la Vendimia de Requena y las fiestas en honor a la virgen María de Remei en Utiel, donde robustos bueyes recorren sus calles en un ambiente lúdico-festivo lleno de actividades.

Parque Natural de las Hoces del Cabriel

Parque Natural de 31446 ha distribuidas entre los términos municipales de Requena, Villargordo del Cabriel y Venta del Moro, protegido mediante Decreto 115/2005, de 17 de junio, del Consell de la Generalitat, de declaración del Parque Natural de las Hoces del Cabriel. El protagonista de este espacio natural protegido (ENP) es el río Cabriel y sus aguas de gran calidad, donde su acción erosiva durante siglos sobre los materiales dolomíticos y calizos ha ido modelando este paisaje formando sus conocidas Hoces y Cuchillos. Debido a lo escarpado del relieve, este entorno ha sido muy poco transformado por el ser humano, aunque destaca el patrimonio arquitectónico y etnográfico ligado al medio fluvial, como la noria los Basilios o el puente de Vadocañas. Desde el punto de vista de la vegetación destaca el bosque de ribera bien conservado en las márgenes del río y más alejado de sus aguas proliferan pinares de pino carrasco principalmente, además de pequeñas formaciones boscosas de encinas y quejigos. La fauna también se encuentra ligada al río Cabriel, con presencia de nutria y cangrejo común europeo; además destacan poblaciones de cabra montesa y jabalí, y de rapaces como el águila real. Este entorno ofrece multitud de usos y actividades, entre las que destacan la escalada clásica en los Cuchillos y el senderismo con seis rutas principales diferenciadas por colores (amarilla, naranja, roja, azul, verde y morada) que, perfectamente señalizadas, exploran los rincones más destacados de este Parque Natural de las Hoces del Cabriel.

Ciclabilidad

Tramo (km) Grado de ciclabilidad
0,0 al 22,4 Alto
22,4 al 30,0 Medio
30,0 al 30,8 Alto
30,8 al 33,1 Medio
33,1 al 70,7 Alto
70,7 al 72,4 No ciclable (Senda Cueva de los Ladrones)
72,4 al 81,0 Alto