Riego por gravedad

En esta página

Riego por gravedad

La característica principal del riego por gravedad es la forma de distribuir el agua en el suelo. Esta distribución es por gravedad. Al avanzar el agua sobre la superficie del suelo se produce simultáneamente la distribución del agua en la parcela y la infiltración de la misma en el perfil del suelo.

Ventajas

  • Simplicidad de instalaciones e infraestructura
  • Fácil mantenimiento
  • El empleo de energía gravitatoria, conlleva necesidades energéticas escasas o nulas

Inconvenientes

  • Generalmente, menor eficiencia de aplicación que los riegos por aspersión y goteo (mayor consumo de agua).
  • Puesto que muchos están situados en tierras bajas, los sistemas por superficie tienden a estar afectados por inundación y salinidad si no se ha previsto un adecuado drenaje.
  • Pueden provocar pérdidas de nutrientes por lixiviación y pérdidas de suelo por erosión.
  • La superficie del terreno es el sistema de conducción y distribución por ello se requiere que la parcela esté nivelada.
  • Dificultad de aplicar dosis bajas.
  • Requerimientos elevados de mano de obra.
  • Dificultades para la automatización y el telecontrol

Red de distribución

El agua puede llegar hasta la parcela por medio de cualquier sistema de distribución, bien por tuberías (normalmente a baja presión) o por una red de canales y acequias donde el agua circula por gravedad.

Dentro del sistema de riego la red principal tiene el cometido básicamente de transporte. En sistemas de acequias, el gasto conducido por gravedad es desviado mediante compuertas y partidores, manuales o automáticos hacia una red de distribución cuyos ramales de último orden constituyen la red terciaria, en el entorno inmediato a los tablares, dentro de la parcela. Subdivididos o no en módulos cada vez más pequeños, el gasto distribuido es entregado a las tomas en cabeza de los canteros.

Objetivos en el diseño

  • Equilibrio entre los procesos de avance e infiltración para que la lámina infiltrada en cada punto de la parcela sea similar.
  • Evitar pérdidas por percolación profunda y por escorrentía superficial.
  • Mejora de la eficiencia en la red de distribución.

Mejora de la eficiencia en las acequias de tierra