Actuaciones forestales

En esta página

     

    La Restauración hidrológico forestal comprende un amplio abanico de acciones, tanto sobre la cubierta vegetal como sobre la red hidráulica de drenaje, que deben interpretarse de manera unitaria y coordinada, de acuerdo al estado de deterioro de la cubierta vegetal y a los usos del territorio compatibles con la conservación de los recursos naturales, agua y suelo.

    Por ello, la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas, colaboran en actividades y actuaciones en el ámbito de la restauración hidrológico-forestal de cuencas para controlar los fenómenos de erosión y desertización. Entre ellas, se destacan:

    • Actuaciones de emergencia para restauración hidrologico-forestal de zonas incendiadas
    • Plan Español de Estímulo de la Economía y el Empleo del Gobierno de España (Plan E)
    • Programa de Plantación de 45 millones de árboles

    Actuaciones de emergencia para restauración hidrologico-forestal de zonas incendiadas

    Equipo de trabajadores limpiando el monte

     

    Año 2011

    En régimen de Convenios concretos, específicamente conformados para hacer frente a este tipo de obras, y de forma adicional a las actuaciones por emergencia que más adelante se reseñan, han finalizado durante 2011 los trabajos de restauración del incendio de verano del 2008 en Zuera (Zaragoza) y el de La Gomera, en las islas Canarias.

    En el diseño y ejecución de estos trabajos se han compatibilizado criterios de biodiversidad, multifuncionalidad y sostenibilidad de los montes con criterios hidrológicos, buscando optimizar el papel de estas áreas en la regulación hídrica y en el mantenimiento de la calidad de las aguas y de los ecosistemas, sin olvidar los fines tradicionales, ya citados, de protección y control de los procesos erosivos y de desertificación.

    Además de estas inversiones de carácter ordinario se han finalizado en 2011 una serie de obras de emergencia destinadas a prevenir y restaurar los daños ocasionados por los incendios forestales y por otra catástrofes naturales tipo inundaciones.

    Los grandes incendios forestales originan inmediatos efectos negativos en el ecosistema, que se traducen en:

    • pérdida de cubierta vegetal
    • riesgo de erosión
    • efectos en la vida silvestre
    • alteración del paisaje
    • pérdidas económicas a las poblaciones próximas

    Estos efectos recomiendan concentrar prioritariamente acciones de restauración forestal y medioambiental, siendo necesario que la Administración actúe urgentemente mediante actuaciones dirigidas principalmente a evitar las pérdidas de suelo por escorrentías y a facilitar la regeneración natural.

    Estas acciones persiguen la implantación y futuro desarrollo de un bosque que proteja el suelo de los procesos erosivos y conserve y aumente la biodiversidad existente en la zona.

    De acuerdo a lo anterior, la DGDRPF del Ministerio de Agricultura, Alimentacion y Medio Ambiente ha actuado con urgencia para paliar la excepcional situación provocada por los eventos que se recogen en el Anexo, efectuándose por el sistema de emergencia los correspondientes encargos para llevar a cabo una serie de trabajos cuyo resumen queda como sigue:

    • Control de la erosión mediante la construcción de hidrotecnias
    • Control de la erosión mediante ripado en sentido de las curvas de nivel
    • Control de la erosión mediante acordonado de residuos vegetales en curvas de nivel
    • Apeo y procesado de madera quemada no comercial
    • Tratamientos selvícolas
    • Protectores metálicos para los pies jóvenes que han sobrevivido al incendio amenazados por presión cinegética
    • Repaso y apertura de áreas cortafuegos
    • Repaso de caminos

    Gran parte de estos trabajos, han finalizado en 2011, concretamente los correspondientes a la restauración de los siguientes grandes incendios:

    Andalucia (Almería) 500.000
    Canarias (La Palma) 500.000
    Castilla-La Mancha (Cuenca) 800.000
    Cataluña(Tarragona) 500.000
    Total 2.300.000

    Año 2010

    Se ha actuado, a través de la legislación promulgada al efecto durante 2010 (Ley 3/2010) una serie de obras de emergencia destinadas a prevenir y restaurar los daños ocasionados por los incendios forestales y por otra catástrofes naturales tipo inundaciones.

    Durante el verano de 2009, en efecto, y tras confluir una serie de circunstancias adversas de distinta naturaleza, se produjeron en diversas Comunidades Autónomas unos incendios forestales de excepcional envergadura que, no pudiendo ser controlados adquirieron grandes dimensiones, con la consiguiente secuela de daños, fundamentalmente sobre masas forestales y explotaciones agrícolas y ganaderas, y de riesgo para la vida de las personas, que obligaron a la evacuación de numerosas poblaciones. Asimismo se vieron afectadas diversas infraestructuras forestales.

    Las excepcionales condiciones meteorológicas, que se presentaron en las distintas zonas afectadas originaron situaciones de incendios forestales de especial gravedad para la biodiversidad de especies y hábitats.

    El importe total de la inversión ejecutada por DGDRPF en 2010 para realizar estas actuaciones extraordinarias de carácter urgente asciende 5.500.000 €, cuyo detalle figura en el cuadro siguiente:

    Inversiones (euros) de la DGDRPF en Actuaciones de Emergencia para Restauración de GIFs 2010:

    Andalucia (Almería) 500.000
    Aragón (Zaragoza) 1.200.000
    Canarias (La Palma) 500.000
    Castilla-La Mancha (Cuenca) 800.000
    Castilla-León (Avila) 1.000.000
    Cataluña(Tarragona) 500.000
    Extremadura(Caceres) 1.000.000
    Total 5.500.000

    Plan Español de Estímulo de la Economía y el Empleo del Gobierno de España (Plan E)

     

    La finalidad medioambiental buscada con este Plan, además de la prioritaria y bien conocida, de carácter social, como es la creación de empleo, ha sido potenciar las actuaciones de restauración hidrológico-forestal que ya se venían ejecutando en régimen de Convenios con las CC.AA. a las que se ha hecho referencia con anterioridad, pero en este caso en terrenos de titularidad de la Administración General del Estado (básicamente Confederaciones Hidrográficas), generalmente situados en cabeceras de cuencas hidrográficas de importancia hidrologico-forestal.

    Las actuaciones de este Plan se han dirigido, básicamente, a dos tipos de proyectos: por una parte, tratamientos selvícolas análogos a los ejecutados en colaboración con las CCAA, habiendose invertido en estos trabajos un total de 2.716.095 euros, para una superficie tratada igual a 585 has.

    Programa de Plantación de 45 millones de árboles

     

    Esta iniciativa, comenzada en 2009, atiende a los objetivos específicos de mitigación de la desertificación, recuperación e incremento de la biodiversidad y de los ecosistemas autóctonos, fijación del carbono atmosférico y lucha contra el cambio climático: captación de CO2  fijándolo a largo plazo (30 años) en una cantidad que se puede estimar en 3,6 millones de toneladas de CO2 , con un potencial de absorción en el ámbito del Protocolo de Kyoto estimado en 365.672,18 toneladas de CO2  equivalentes durante el primer período de compromiso.

    Este Plan, además, tiene la finalidad de contribuir a la vinculación de la población del medio rural al espacio forestal, tanto por la inversión prevista como por el empleo asociado al mantenimiento y gestión de los espacios forestales restaurados.

    El Plan tal y como se configuró se presentó, entre otras instituciones u órganos, al Consejo de Ministros, Al Consejo Asesor de Medio Ambiente y a la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad.

    Las plantaciones se están realizando conforme a unas directrices que permitan una restauración del medio natural siguiendo un modelo o patrón de restauración para cada espacio forestal, lo que nos permitirá definir unas condiciones de restauración a proponer en consonancia con una imagen objetivo basada en las posibilidades de actuación en cada caso, existiendo para cada proyecto la posibilidad de implantar, prioritariamente, un dosel arbóreo zonal o intrazonal donde corresponda o, si no es posible establecer a medio o largo plaza esa masa arbolada autóctona estable, implantaríamos un estrato vegetal de especies autóctonas colonizadoras, zonales o intrazonales, etc.

    Finalmente, estas plantaciones, cuando con los años se conviertan en masas forestales, nos permitirán lograr múltiples funciones: desde mitigar el cambio climático, hasta conservar un desarrollo rural ambientalmente sostenible impulsando la creación y el mantenimiento del empleo en zonas rurales y a la gestión de espacios protegidos, o reducir la desertificación evitando tanto la pérdida de suelo como la disminución de la capacidad hídrica de los embalses, permitiendo aumentar la seguridad ante riesgos ambientales como pueden ser las actuaciones de protección y labores preventivas para mejorar el comportamiento de los ecosistemas frente al fuego, o cualquier otra perturbación atmosférica que se presente.

    En este marco de referencia, se ha repoblado durante 2010, en terrenos gestionados por las CC.HH., 631 has., con una inversión igual a 2.504.572 euros

Accesos directos

imagen
Enlace a Forest Europe
imagen