Sistemas de explotación de ovino de carne

En esta página

Los sistemas de ovino de carne presentan distintas características en función de la intensificación de la producción. Por ello, se resume en esta página alguna de las características de los sistemas extensivos, semiintensivos e intensivos.

Sistemas extensivos

Se realiza una planificación de un parto al año procurando que coincidan los máximos recursos con las máximas necesidades del rebaño (ovejas y corderos) para ahorrar suplementación alimenticia.

 

En la explotación  de la dehesa  se analiza en un año natural el manejo del rebaño. Durante los meses en los que se realizan las cubriciones (Junio, Julio y Agosto) la alimentación del rebaño se realiza a base de pasto seco y rastrojo, desde septiembre a enero la alimentación del rebaño se suplementa según la disponibilidad, teniéndose los primeros partos y por tanto, lactación, durante los meses de noviembre, diciembre y enero. El período exclusivo de lactación se extiende desde febrero hasta mayo, en esto meses se realiza la cría-acabado de corderos a hierba junto a las madres. La venta de corderos se realiza cuando éstos alcanzan un peso vivo de 25-30 kg (11-14 kg de canal).
En la producción de carne en mesetas y Ebro, se observa que las cubriciones se realizan durante los meses noviembre, diciembre y enero. Durante los dos primeros meses (N y D) el rebaño se alimenta de rebrotes otoñales, riciales, residuos de vid, girasol y remolacha. En enero el rebaño se alimenta de los herbáceos existentes en barbechos. Durante los meses de abril, mayo y Junio se tienen los primeros partos y lactaciones, alimentándose el rebaño de los pastos de primavera. Finalmente, durante los meses de julio, agosto y septiembre, período de lactación, el rebaño se alimenta únicamente de rastrojos de cereales. La venta de corderos se realiza cuando éstos alcanzan 20-25 kg (9-11 kg canal).
En el esquema de España húmeda (Galicia), las cubriciones se concentran únicamente durante los meses octubre y noviembre, basándose la alimentación del rebaño en pastoreo al 100 % y suplementación con silo o heno en septiembre

Sistemas semiextensivos

 

 

 

Se presentan tres esquemas, monta principal en verano y reciclaje en primavera, donde los periodos de cubrición se realizan durante marzo, la primera quincena de abril, la segunda quincena de agosto y septiembre, teniéndose los partos en enero, febrero y agosto del año siguiente. Los destetes se realizan durante marzo, abril y octubre del siguiente año. La monta principal en primavera y de reciclaje en otoño, los períodos de cubrición son marzo, abril, octubre y noviembre, partos concentrados en agosto y septiembre para las primeras montas y marzo del año siguiente para las segundas montas, los destetes concentrados durante sel mes de marzo del año siguiente. El último esquema representa la planificación de 1,5 partos al año, cubriciones durante el primer año en los meses de abril, mayo y diciembre, y en el segundo año las cubriciones se realizan durante los meses de enero, agosto y septiembre.

Los sistemas semiextensivos de ovino de carne observan una intensificación de la reproducción, en mayor o menor grado, demandando:

a) Destetes precoces o semiprecoces de los corderos y su acabado a pienso en aprisco.

b) Mayores exigencias cuantitativas y cualitativas de suplementación alimenticia de los reproductores.

c) Mano de obra cualificada.

d) Instalaciones más funcionales con diseños dirigidos hacia la mayor eficacia de la mano de obra, sin menoscabo del bienestar de los animales.

e) Una gestión empresarial técnica y económica más adecuada.

Sistemas intensivos

 

 

Esquema que representa, durante 4 años el manejo de una explotación intensiva, comienza con la secuencia parto, lactación, recuperación de la oveja y cubrición durante los meses de enero, febrero, marzo y abril sucesivamente, dejando cuatro meses de descanso, volviéndose a repetir la secuencia en los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, y así sucesivamente.

Se basan en estabulaciones permanente s o casi permanentes con inversiones importantes en alojamientos e instalaciones, utilización de ovejas prolíficas o selectas de marcada aptitud carne, alimentación con subproductos, henos, concentrados o mezclas "unifeed", mano de obra muy cualificada y programas higiénico sanitarios muy rigurosos. En ellas, se intensifica al máximo la reproducción y se practican destetes precoces a las 4-5 semanas acabando los corderos con paja y concentrado.

Fuente

  • Daza,J. (2002). Mejora de la productividad y planificación de explotaciones ovinas. Madrid. Editorial Agrícola Española, S.A.

Accesos Directos

Enlace a Condicionalidad
Enlace a videos sobre buenas prácticas