Atomizadores (pulverizadores hidroneumáticos)

En esta página

Función principal

  • Aplicación de productos insecticidas y fungicidas, previa dilución de la materia activa en agua, mediante pulverización hidráulica (por presión de líquido) utilizando boquillas que colocan las gotas sobre una corriente de aire generada por un ventilador.
  • Se caracterizan por la penetración que se consigue en masas de vegetación, por lo que se utilizan preferentemente en aplicaciones sobre cultivos arbóreos.

Descripción general

Los elementos principales son:

  • Depósito para el caldo que contiene el producto comercial mezclado con el diluyente, resistente y fácil de limpiar, con un sistema de vaciado total y boca de llenado dotada de cierre hermético.
  • Bomba volumétrica que asegure la impulsión con independencia de la presión de trabajo (generalmente de pistón o de membrana).
  • Sistema de regulación de presión y caudal constantes (CC), con manómetro indicador de la presión de trabajo y tuberías que alimentan los diferentes tramos de boquillas colocadas cerca de las salidas de aire del ventilador.
  • Sistema de aire formado por un ventilador de flujo axial, que proporciona gran volumen de aire a baja velocidad, sobre un colector y deflectores que orientan la corriente de aire para adaptarse al desarrollo de los árboles.
  • Boquillas generalmente de turbulencia y de material cerámico.
  • Filtros escalonados con tamaño de malla adecuado al tipo de boquillas utilizado.

Tipologías

  • Anchura de trabajo: 6 a 12 m.
  • Accionamiento: toma de fuerza 540 y 1000 rev/min; dosificación: caudal constante (CC); número de boquillas: 6 a 24.
  • Masa en vacío: suspendidos: 200 a 1000 kg; arrastrados: 1000 a 2500 kg.
  • Elementos auxiliares: cambio para dos relaciones en la transmisión al ventilador, mezclador de productos, depósito de agua limpia y para limpieza de la cuba.

Tipos:

atomizador

Condiciones de utilización y prestaciones

  • Para aplicación de insecticidas y fungicidas en cultivos con elevado desarrollo foliar.
  • El caudal de aire producido debe de ser suficiente para desplazar el que contiene la vegetación en la zona de tratamiento, contando con un coeficiente de expansión de 3.
  • Modificando el tamaño de las boquillas (caudal) y la presión de trabajo se ajusta el volumen de aplicación y el tamaño medio de las gotas pulverizadas. Presiones de trabajo normales entre 5 y 20 bar.
  • Boquillas recomendadas: turbulencia y abanico.
  • Potencia recomendada: suspendidos: 40 a 68 CV (30-50 kW); arrastrados: 75 a 88 CV (55-65 kW).
  • Velocidad de trabajo: 2 a 6.0 km/h; eficiencia en parcela: 0.35 a 0.65 (se reduce a medida que aumenta el volumen aplicado).

 

Figuras y esquemas

Pulverizador hidroneumático

atomizador1

atomizador2

Detalle de sus componentes principales

atomizador3

Accesos Directos

No existen resultados con los criterios de búsqueda