Subproductos de Origen Animal No Destinados a Consumo Humano. (SANDACH)

    La cadena de producción y distribución de alimentos y productos de origen animal genera  a lo largo de los procesos (desde la cría de animales a la comercialización de carnes o pescados, pasando por el sacrificio y despiece de las canales), toda una serie de subproductos que han sido tradicionalmente utilizados para una infinidad de usos.

    Con anterioridad a las crisis alimentarias y de sanidad animal de finales de los años 90 y principios de 2000, estos materiales se utilizaban mayoritariamente para la alimentación animal.

     Aquellos otros que carecían de valor o que no podían ser utilizados para este fin eran destinados a su eliminación. En el caso de los cadáveres de los animales, se enterraban en la propia explotación. Otros subproductos se enviaban a vertederos directamente o se gestionaban conjuntamente con los residuos urbanos.

    Tras estas crisis, el Parlamento y el Consejo Europeo dentro del marco del Libro Blanco de la Seguridad Alimentaria, han aprobado Reglamentos que regulan de manera integral la gestión de todos estos materiales en condiciones de máxima seguridad, clasificando los Subproductos de Origen Animal No Destinados a Consumo Humano (en adelante SANDACH), en tres categorías según su riesgo y estableciendo la forma de transformación y las condiciones para su utilización o eliminación.

    El Reglamento (CE) Nº 1069/2009 , del Parlamento Europeo y del Consejo y el Reglamento (UE) Nº 142/2011, de la Comisión, constituyen desde el 4 de marzo de 2011 el marco legal comunitario aplicable a los subproductos animales no destinados al consumo humano y los productos derivados de los mismos, (SANDACH), quedando derogado desde esa fecha el Reglamento (CE) 1774/2002.

    SANDACH

No existen resultados con los criterios de búsqueda