Plantación e inoculación

    Hasta el momento se ha plantado un total de 7.829 olmos en 16 parcelas de inoculación a fin de evaluar su crecimiento, valor ornamental y resistencia a la grafiosis. La metodología de inoculación utilizada consiste en inyectar durante la primavera, y en el anillo del año, una suspensión de esporas de O. novo-ulmi con concentraciones mayores de 103conidios/ml. El principal parámetro utilizado para estimar la resistencia de un individuo es el marchitamiento foliar a los dos meses de inocular. Ahora bien, este marchitamiento está en ocasiones condicionado por factores externos que resulta importante conocer para poder realizar una correcta selección.

    Dentro del programa se han estudiado factores como la composición del inóculo infectivo, la repetición de las inoculaciones, la humedad del suelo (Solla y Gil, 2001a, b), la edad de la planta y las dimensiones de los vasos del xilema (Ruiz-Villar, 2000; Solla y Gil 2002a, b). Se dedujo la conveniencia de inocular una sola cepa de O. novo-ulmi durante dos años consecutivos, en plantas de cuatro savias. Para favorecer el desarrollo de síntomas se estimularán los crecimientos de los olmos durante los años previos a su inoculación. Resulta adecuado, además, regar abundantemente las parcelas durante las inoculaciones y suspender los riegos cuando la planta comience a mostrar síntomas.

    Gráfico que representa la Susceptibilidad media de olmos en función de la edad

     

     

    Susceptibilidad media de 4 ejemplares de U. minor en función de la edad (n=6). Se aprecia que se mantiene a partir de las 4 savias

     

     

     

    Sección transversal de una rama de un olmo inoculado

     

     

    Sección transversal de una rama de un ejemplar de U. minor de 6 años inoculado con O. novo-ulmi. Se aprecia una barrera de compartimentación

Accesos directos

imagen
Enlace a Forest Europe
imagen