La calidad del aire en los bosques españoles

    La influencia de contaminantes atmosféricos en los bosques, como es el caso del nitrógeno, del azufre o del ozono, es una realidad que no podemos olvidar. Es por ello que son necesarias herramientas que nos permitan determinar cuáles son las concentraciones de estos contaminantes en el seno de nuestros bosques. A la hora de analizar el posible impacto de la Contaminación Atmosférica en los sistemas forestales ha de tenerse en cuenta que:

    • Son áreas remotas, de dimensiones considerables, donde no es posible disponer de electricidad, o un lugar adecuado para la instalación de equipos sofisticados para la medición continuada de contaminantes gaseosos.
    • Suelen ser bastante heterogéneas, de compleja topografía, por lo que las concentraciones de los contaminantes en un solo punto no suelen representar adecuadamente todo el territorio.

    El método utilizado para estimar la calidad del aire en los sistemas forestales es el de los dosímetros pasivos. El objetivo es determinar las concentraciones de contaminantes atmosféricos (NO2, SO2, NH3 y O3) en áreas remotas, donde por lo general no existe la posibilidad de utilizar monitores y además cubrir un número mayor de localizaciones con menor coste. Con un adecuado número de dispositivos se puede llegar a determinar la existencia o no de los llamados gradientes de contaminación, incluso en el interior de las masas forestales.

    Para más información ver los informes de resultados en las parcelas de Nivel II.

    En España se utilizan dosímetros pasivos para la medición de contaminantes sobre sistemas forestales en las parcelas de la Red de Seguimiento Intensivo y Continuo de los Ecosistemas Forestales (Nivel II), en las que se colocan dispositivos por duplicado de cada contaminante, aportando con periodicidad entre quincenal y mensual valores de contaminación acumulada y de fondo para los gases anteriormente descritos.