Formación y entrenamiento de las BRIF:

Las BRIF son equipos altamente especializados, cuyo personal recibe una formación y entrenamiento continuados que les permitan actuar en situaciones de máxima exigencia.

Además de los requisitos necesarios para el ingreso, la especialización del personal BRIF se adquiere de manera continua. El tiempo destinado a formación y entrenamiento supone más de un tercio de sus horas totales de trabajo a lo largo de una campaña de incendios.
La formación se organiza en tres niveles.

  • Un primer nivel básico, que incide especialmente sobre la seguridad en las operaciones de extinción. Incluye una formación básica obligatoria para el personal de nuevo ingreso, así como contenidos específicos destinados a todos los componentes de la BRIF antes del inicio de cada campaña, requisito indispensable para acudir a incendio.

  • Un segundo nivel desarrollado de forma continua, basado en análisis de actuaciones en incendio. De un modo dinámico y participativo los componentes de la unidad repasan intervenciones de extinción previas, identificando errores y aciertos, como herramienta de mejora.

  • Un tercer nivel sobre actividades formativas específicas, orientadas a profundizar en conocimientos y capacidades que, por su extensión y exigencia, no se pueden conciliar con la campaña de incendios. Se organizan fuera de las campañas de extinción y consisten en cursos de especialización en diversas materias de interés en cada categoría profesional (manejo de maquinaria, comportamiento del fuego, conducción de vehículos todoterreno, primeros auxilios, dirección y liderazgo de equipos, etc.)

El entrenamiento abarca todas aquellas acciones que puedan resultar necesarias durante las operaciones de extinción, como embarques y desembarques del helicóptero o manejo de equipos y herramientas, entre otras. Para su ejecución con los máximos niveles de seguridad y eficacia se exige su conocimiento y repetición sistemática, mediante un entrenamiento constante.

Entrenamiento de BRIF

La preparación física es un aspecto del entrenamiento que tiene especial relevancia. La condición física de cada miembro de la BRIF define no sólo su capacidad de trabajo, sino que condiciona su seguridad personal en el incendio. Por ello la preparación física se considera, junto con la formación, la base de la seguridad y la eficacia de la unidad. La importancia de este aspecto hace que su planificación y ejecución esté encargada a profesionales de la actividad física y el deporte, que forman parte del equipo BRIF de manera permanente desde el año 2007. Estos profesionales, además de dirigir la preparación física, participan en la investigación de las condiciones corporales y ambientales que influyen en el rendimiento del personal, realizando tomas de datos incluso durante la extinción de incendios.