Camino Natural del Segura

Descripción

Camino Natural de Segura

Paisaje de olivares al amparo de la Sierra de Segura.

El Camino Natural de Segura aprovecha el tramo jiennense del ambicioso (aunque nunca llegó a ponerse en funcionamiento) proyecto ferroviario que pretendía unir las localidades de Utiel (Valencia) y Úbeda (Jaén), por cuyo tramo de Albacete discurre ahora el Camino Natural de la Sierra de Alcaraz. El camino atraviesa los términos municipales de Arroyo del Ojanco, Segura de la Sierra, Puente de Génave, La Puerta de Segura, Génave y Villarrodrigo así como el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, el mayor espacio protegido de España.

Se accede al inicio del camino desde la carretera N-322, prácticamente en el kilómetro 217, a unos dos kilómetros de Arroyo del Ojanco y a un kilómetro de la estación que fuera a dar servicio a dicha localidad, ahora en ruinas. Es importante saber que, a pesar de que no es complicado acceder a alguno de los pueblos que se encuentran cercanos al camino, no hay ninguna forma de aprovisionarse de agua durante el trayecto, por lo que es conveniente llevar suficiente.

Inicio del Camino Natural de Segura

Junto a un cortijo en un olivar, un panel informativo indica el inicio de esta ruta de 27 kilómetros, que circula casi íntegramente por la antigua plataforma del ferrocarril, como van a atestiguar las diferentes infraestructuras, pasos, túneles y puentes, que se construyeron para el paso de un tren que nunca llegó a utilizarlos.

La primera de estas infraestructuras con que se encuentra el camino, tras una ligera bajada, es un viaducto sobre el río Guadalaviar, que además va a indicar el inicio de una subida, casi constante hasta el final de esta ruta. No tarda tampoco en aparecer el primero de muchos pasos bajo caminos o carreteras, justo antes de un tramo compartido con vehículos de unos metros, que da acceso a una balsa de riego. No mucho después, se llega a un área de descanso situada en lo alto de otro de esos pasos sobre la plataforma del ferrocarril .

Hay algunos tramos de uso compartido con vehículos

Durante los primeros diez kilómetros (y durante la mayor parte del Camino Natural de Segura), el paisaje dominante va a ser el olivar, rompiéndose esta uniformidad tan sólo cuando se pasa sobre algún arroyo o por las retamas que pueblan los taludes a los lados del camino. Tampoco el recorrido presenta muchas dificultades en este primer tramo, casi en línea recta, pasando sobre arroyos o por túneles, dejando a un lado un área de descanso que aprovecha la sombra de un gran pino, hasta llegar a un nuevo tramo de uso compartido. Justo tras pasar por un pequeño puente sobre una carretera, hay que extremar especialmente las precauciones, ya que se deja el camino de tierra para continuar a mano derecha por una carretera que permite superar la N-322. Una vez al otro lado, se deja la carretera por un desvío a mano izquierda que nos devuelve al camino de tierra y llega a la estación (en ruinas) de Puente de Génave, otro de los puntos desde los que se puede acceder fácilmente al camino, aprovechando el aparcamiento.

La Sierra de Segura acompaña, a la derecha, al camino en todo momento

Dejada atrás el área de descanso de la estación de Puente de Génave, el camino describe una larga, aunque suave, curva a la izquierda para aproximarse al pueblo de Bonache, adentrándose en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas y cambiando el paisaje acompañante al entrar en una pequeña masa de pinos durante un par de kilómetros. Esta curva cambia de sentido de golpe al pasar junto a un embalse del arroyo de la Viña y el pinar se abandona poco después de llegar a una nueva área de descanso.

Tras otro kilómetro y medio de camino entre olivares y una nueva curva a izquierdas, la vegetación en las inmediaciones del camino pasa a estar dominada por retamas y matorral mediterráneo hasta que un pino de gran porte indica la proximidad del túnel más largo en todo el trayecto. Aunque está en perfectas condiciones, hay que ser precavido ya que carece de iluminación y la única fuente de referencia es la luz a la salida del túnel, de casi 300 metros de longitud.

El camino se adentra en una masa de pinar

Al otro lado del túnel espera una recta de subida, de poca pendiente pero bastante continua, hasta alcanzar la estación de Génave. Desde este punto se puede aprovechar para acceder a la localidad de Génave, donde destacan la torre de la Tercia (declarada Bien de Interés Cultural) o la iglesia de la Inmaculada Concepción.

Más adelante, aprovechando que las vistas se abren al pasar sobre un par de arroyos en una larga recta, se puede observar, a la izquierda del camino y sobre un cerro, la torre de La Laguna, perteneciente al municipio de Génave, y también declarada Bien de Interés Cultural.

Nuevo cambio de paisaje, al pasar bajo un camino que deja a un lado las ruinas de un cortijo, para adentrarse durante unos cientos de metros en un encinar adehesado, que significa también el fin del olivar como paisaje omnipresente.

El camino discurre por la antigua plataforma del ferrocarril

Aunque seguirá dominando las sierras del fondo, en las proximidades del camino el olivo será sustituido por un retamal en que se cuelan aún algunas encinas en un primer tramo, y por zonas de cultivo cuando el camino se aproxima a la estación de Villarrodrigo. Esta estación, como le ocurría a la de Génave, se utiliza actualmente como almacén de maquinaria agrícola.

Junto a un área de descanso, el desvío hacia la población de Villarrodrigo (que queda algo apartada del camino) es el último lugar desde el que acceder de forma sencilla a este Camino Natural, mediante una carretera secundaria que comunica la N-322 con el mencionado pueblo.

El Camino Natural de Segura continúa aún, entre tierras de cultivo, durante un kilómetro y medio hasta alcanzar el límite provincial, donde conecta, con el Camino Natural Vía Verde de la Sierra de Alcaraz.

Perfil

Información Destacada

Información adicional

Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

El Camino Natural de Segura discurre en su totalidad por la Comarca de Sierra de Segura, que conforma el 70% de la superficie del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

Este Parque Natural es el mayor espacio protegido de España. La UNESCO declaró al conjunto montañoso Reserva de la Biosfera en 1983, y la Unión Europea también considera a estas sierras como un espacio natural privilegiado, declarándolo ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) en 1988 y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) en 2006, pasando a formar parte de la Red Natura 2000. Desde 2017 es también Zona Especial de Conservación (ZEC)

Ferrocarril Baeza-Utiel

La línea de ferrocarril Baeza-Utiel, a veces también denominada línea Baeza-Albacete, fue un ambicioso proyecto ferroviario nunca finalizado que debía unir las localidades españolas de Baeza y Utiel, y que formaba parte de un proyecto más amplio que llegaba incluso a la frontera francesa. Aunque la construcción empezó en los años 20, el proyecto sufrió numerosos retrasos durante más de treinta años, y en 1964 el se decidió paralizar las obras y desechar todo el proyecto. La línea inacabada fue definitivamente desmantelada a comienzos de los años 1990, y en la actualidad se está recuperando su trazado para el programa de Caminos Naturales.

La línea Baeza-Utiel tenía un trazado total de 366 km desde su inicio en Baeza hasta Utiel, y constaba de 107 túneles y 25 viaductos. Originalmente estaban previstas 28 estaciones, aunque finalmente se redujo el número y solo se construirían 12 estaciones. En 1964, en el momento en que se detuvieron las obras, ya se habían colocado las vías entre Albacete y el límite de la provincia de Jaén, lo que suponía un total de 108 km de vías.

Tras llegar a Utiel esta línea estaba previsto que continuara hacia el norte, atravesando transversalmente la península, con las principales estaciones situadas en Teruel, Alcañiz, Lérida, Puebla de Segur y Saint Girons (Francia). De hecho, el tramo entre Lérida y Puebla de Segur fue el único en entrar en servicio de todo el proyecto.

Razas Ganaderas

En los últimos años se está produciendo un impulso para la recuperación de las actividades ganaderas que, debido la importancia histórica de las actividades silvo-pastoriles mantenidas en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, habían quedado en un segundo plano. Sin embargo, este esfuerzo ha hecho despuntar con fuerza la explotación de una cabaña ganadera integrada mayoritariamente por ejemplares de la raza ovina Segureña y las razas caprinas Negra Serrana y Blanca Andaluza. Su elevada rusticidad, y su gran capacidad de pastoreo y ramoneo son características ideales para el aprovechamiento de recursos forrajeros de montaña, mediante su explotación extensiva y la práctica de desplazamientos estacionales de pastores y ganados entre las altas cumbres de las sierras en la temporada estival, y las zonas bajas de los valles en invierno.

Además, estas razas juegan un papel medioambiental primordial, ya que gracias al pastoreo contribuyen a la prevención de incendios mediante la limpieza de nuestros montes y el abonado del terreno, aumentando la fertilidad de los suelos y la dispersión de las semillas.

No existen resultados con los criterios de búsqueda