Camino Natural Vía Verde del Aceite: La Subbética

Descripción

Camino Natural Vía Verde de la Subbética

Lagunas, cañones y cuevas entre olivares

Este recorrido se sirve del antiguo trazado del “Tren del Aceite” que, comenzando en Jaén, atravesaba parte de esta provincia y de la de Córdoba, para terminar en Málaga. El tren, que permitía dar salida a los productos típicos de la zona, especialmente al aceite de oliva, discurría por el mismo paisaje que todavía se conserva, dominado en todo momento por los olivares.

Esta ruta comienza en el viaducto del río Guadajoz, cerca del municipio de Luque (Córdoba), punto al que sólo se puede acceder desde el Camino Natural. Justo al inicio de la ruta se encuentran los restos de un apeadero. Algo después, se localiza la Reserva Natural Laguna del Conde o del Salobral. Esta laguna, que puede verse desde la vía, es un humedal kárstico, somero y temporal, que forma parte de una zona húmeda conocida como “Lagunas del Sur de Córdoba”.

Laguna del Conde o del Salobral

Debido al interés creciente por la observación de la naturaleza, en esta zona se ha instalado un observatorio que permite contemplar las abundantes aves de la laguna, como el ánade real (Anas platyrhynchos), cuchara (Anas clypeata) y colorado (Netta rufina), fochas (Fulica atra), cormoranes (Phalacrocorax carbo), e incluso algún bando de flamencos (Phoenicopterus roseus) que encuentran su hábitat ideal en estas aguas saladas.

Al llegar a Luque es posible un pequeño descanso en su estación ferroviaria, rehabilitada y actualmente reconvertida en un bar restaurante. Tras pasar la estación de Luqye, existe la posibilidad de tomar otra Vía Verde en dirección Baena (8 km).

La localidad de Luqye pertenece al Parque Natural y Geoparque Mundial de las Sierras Subbéticas, un entorno único que merece conocerse, tanto por la riqueza cultural de la zona, como por la belleza y diversidad de las formaciones geológicas de un paisaje al que el agua ha modificado caprichosamente, dando lugar a numerosos valles salpicados de afloramientos rocosos, dolinas, poljes y cuevas.

Detalle del paisaje antes de llegar a Zuheros

Un entorno especialmente favorable para la nidificación de multitud de aves, entre las que destacan rapaces como el águila real (Aquila chrysaetos) y el halcón peregrino (Falco peregrinus) que, junto a las ruidosas chovas (Pyrrhocorax pyrrhocorax) y cuervos (Corvus corax), sobrevuelan al viajero durante buena parte de su recorrido por este Camino Natural, que continúa desde Luque a Carcabuey, por una zona de cortados conocida como “Ruta de Las Buitreras” (18 km), por nidificar en ellas una importante colonia de buitre leonado (Gyps fulvus).

Poco antes de llegar a Zuheros, presidido por la silueta de su castillo árabe, se encuentra una caseta de información turística.

La siguiente parada en la ruta es la estación de Zuheros, punto desde donde es posible acercarse a visitar la Cueva de los Murciélagos, Monumento Natural de gran valor geológico e histórico. También merece la pena dedicar un buen paseo por las calles y plazas de esta localidad, declarada Bien de Interés Cultural y considerado como uno de los pueblos más bonitos de España desde el año 2016.

Desde Zuheros parten algunos senderos hacia el Parque Natural de las Subbéticas, como el Sendero del río Bailón, uno de los más ractivos por su riqueza paisajística y biodiversidad. Poco después de pasar Zuheros, se atraviesa el río por un puente de gran valor monumental. Aunque los olivos predominan en el paisaje, en ocasiones la ruta atraviesa densas zonas de bosque mediterráneo con encinas y algarrobos, sobre las que destacan las cresterías de las sierras, únicas zonas que no ocupan los olivares.

Castillo de Zuheros

Siguiendo la ruta se llega a la estación de Doña Mencía, también convertida en restaurante. El pueblo se deja a un lado de la ruta aunque se pueden visitar sus afamadas bodegas de vino Montilla-Moriles o alquilar una bicicleta a pie de vía verde en el Centro Cicluturista de la subbética ubicado en un antiguo hangar. También cuenta con un área de estacionamiento de autocaravanas. Desde el Camino se encuentran nuevos senderos que se introducen en el corazón de este Parque Natural. Tras la estación se atraviesa el único túnel del Camino, así como algunos viaductos, entre los que destaca el Viaducto de la Sima, donde pueden realizarse deportes de riesgo.

Entre olivares, desmontes y zonas de matorral mediterráneo se llega al municipio de Cabra. Al poco de llegar a la estación del municipio, se encuentra el inicio de la Ruta de la Sima de Cabra. En la estación, también hay un restaurante, un área de estacionamiento de autocaravanas, área infantil, etc. 

Una vez se deja atrás Cabra, la ruta se aproxima a Lucena, cuya estación ha sido transformada en un Centro de Interpretación de la Artesanía y Tradiciones de Lucena, donde se reflejan las costumbres y principales labores que han dado fama a esta localidad, como la alfarería, la orfebrería o los trabajos de bronce y madera, sin olvidar la cultura del aceite o las fiestas y su folclore.

En la misma estación, junto a otro hangar donde hay un restaurante, también es posible visitar el Museo de la Automoción Antigua los fines de semana.

Panorámica desde uno de los viaductos

Al avanzar por el Camino, el relieve deja de ser tan escarpado y, en algunas ocasiones, los olivos son sustituidos por viñedos de los que se obtiene uno de los productos estrellas de esta zona de la provincia de Córdoba: el vino de Montilla-Moriles.

Así, se llega a la última estación del camino, la de Moriles-Horcajo, perteneciente a la localidad Las Navas del Sepillar, pedanía de Lucena, a partir de donde la ruta discurre 4 km por el término municipal de Lucena, en un recorrido de ida y vuelta entre olivos y viñedos.

Como ya se ha detallado, este Camino Natural de la Subbética conecta con multitud de rutas que, al igual que los dos espacios protegidos de la zona, la Laguna del Conde y el Parque Natural de la Sierra Subbética, permiten al viajero hacer diferentes recorridos a pie, en bici o incluso en coche. Además, tal y como sucedía con el Camino Natural del Aceite, su trazado favorece que casi desde cada localidad puedan emprenderse otros viajes de carácter histórico o cultural como, por ejemplo, la Ruta del Califato (Luque), o la Ruta del Vino Montilla-Moriles (Lucena).

Perfil

Perfil MIDE del CN de la Subbética

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Geoparque Mundial de las sierras Subbéticas

El Geoparque Mundial UNESCO Sierras Subbéticas limita con el camino natural de la Vía Verde de la Subbética a su paso por los municipios de Luque, Zuheros, Doña Mencía y Cabra. Se encuentra al sur de la provincia de Córdoba, coincidiendo con la parte central de la Cordillera Bética. Tiene una extensión de 32.560 hectáreas. Se trata de un territorio montañoso en el corazón de Andalucía, de pueblos blancos y olivar de sierra. Donde los fondos del antiguo Mar de Tetis afloran como grises escarpes calcáreos, modelados por las aguas de lluvia.

En el mismo se halla un número importantísimo  de  Ammonites a través de los cuales se puede conocer este territorio con una historia de más de 200 millones de años.

Geología, Historia y Naturaleza: La Cueva de los Murciélagos

La acción del agua sobre la roca caliza que conforma la Sierra Subbética ha modelado un sinfín de formaciones de gran valor geológico entre las que destacan las cuevas. De entre todas las existentes en la sierra, presenta un especial valor la Cueva de los Murciélagos, en Zuheros, municipio por el que pasa el camino y parada obligatoria para el visitante. Esta gran cavidad se originó a partir del desplome de un gran bloque rocoso que ocasionó una fisura, a través de la cual, el discurrir del agua, dio lugar a lagos subterráneos entre otra multitud de llamativas estructuras calcáreas, como estalactitas y estalagmitas.

No obstante, este lugar no sólo es interesante por su belleza geológica, sino también por albergar un importante yacimiento del Neolítico, en el que destaca un enterramiento.

La cueva fue ocupada primero por el hombre de Neandertal y más tarde por los primeros hombres pobladores de la zona, como demuestran las puntas de sílex, restos de vasijas y útiles de hueso, junto a otros objetos de adorno personal, restos de alimentos y diversas pinturas con representación de animales como caballos, cabras y ciervos.

Actualmente la cueva, que tiene un recorrido de 2 km aunque la zona visitable es sólo de 450 m, sirve de refugio para una gran colonia de murciélagos. Junto a la cueva existe un ecomuseo que también merece ser visitado.

Multimedia

No existen resultados con los criterios de búsqueda