Tramo 1. Portela de Home a Santa Comba de Bande

Descripción

Camino Natural Vía Nova. Tramo 1. Portela de HOme - Santa Comba de Bande

La Vía Nova entra en Galicia: Caminando por la Serra do Xurés

El primer tramo del Camino Natural discurre enteramente por el Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, que forma parte de la Reserva de la Biosfera Transfronteriza y el Parque Internacional Xurés-Gerês, entre Portugal y España.

Acompaña al río Caldo y más tarde recorre el valle del río Limia, encontrando a su paso numerosos vestigios de la presencia de Roma, como los miliarios de a Ponte Nova, antiguas columnas de piedra que se colocaban en los bordes de las calzadas romanas para señalar distancias, o los restos de la mansio de Aquis Originis, un tipo de edificación que servía como parada de los viajeros que utilizaban la calzada romana.

El Camino Natural Vía Nova comienza junto al paso fronterizo entre Portugal y España de Portela do Home. Hoy en día los edificios fronterizos que servían para vigilar la frontera o como puesto aduanero están abandonados.

El Camino se interna en un bosque al poco de empezar

Varios paneles informativos situados junto a un aparcamiento permiten obtener información sobre el recorrido del Camino Natural, sobre el Parque Natural por el que se transita y sobre la vía romana. Aquí se marca el inicio del camino, que no tarda en abandonar el asfalto para introducirse en un bosque mixto dominado por robles, acompañados de una gran variedad de otras especies, como abedules, chopos, fresnos, arces y alguna picea.

Una vez cruzado el río Caldo, el paisaje a un lado y otro del camino es bastante diferente. A la derecha, el bosque mixto se convierte en un bosque de galería abrazando al río; a la izquierda, un pinar para producción de madera domina la ladera. Ésta será la compañía del Camino hasta llegar al cruce con la carretera OU-132, que se aprovecha para volver a cruzar el río Caldo por el puente a Ponte Nova.

Miliarios de O Ponte Nova

Antes de abandonar la carretera y continuar con la ruta, merece la pena un alto en el camino para descubrir el legado romano de la zona. Pasado el puente, a la derecha de la carretera, en una explanada que hace las veces de área de descanso, se han colocado muchos de los miliarios de la calzada romana que se encontraron en los alrededores.

Avanzando unos metros más, esta vez a mano izquierda, se ha rehabilitado un tramo de casi un kilómetro de la infraestructura romana original. Si el viajero quiere seguir saciando su curiosidad arqueológica, recorriendo la calzada romana en dirección sur desde la carretera, es posible ver los restos del puente que salvaba el Barranco do Crastro, sustituido hoy en día por una pasarela.

Excavación arqueológica de Aquis Originis

El itinerario se vuelve a internar en el bosque, esta vez a la derecha del río, quedando relegados los pinos a la otra ladera del valle y dejando al caminante con la única compañía de las frondosas. A continuación se llega a un cruce de senderos desde donde se puede acceder, a la derecha, al salto de agua de Corga do Fecha do Carballón.

El siguiente vestigio de la impronta romana en la zona es la mansio Aquis Originis, a la izquierda del Camino. Las mansio eran unas posadas de hostales gestionados por el estado romano, habilitadas para el descanso de los oficiales y comerciantes usuarios de las calzadas. Ésta es una de las once mansio de la Via XVIII entre Bracara Augusta y Asturica Augusta mencionadas en el Itinerario Antonino.

Desde el aparcamiento próximo a estos restos arqueológicos es posible acceder a la Villa Termal de Lobios, donde hay, además de un hotel balneario (con una exposición en la que se ofrece abundante información sobre la Via Nova) y otros alojamientos, unas termas de uso público, así como una zona del río Caldo acondicionada para el baño. Tras un merecido descanso en alguno de estos sitios, el Camino continúa por el bosque en dirección a Vilameá, lugar del Concello de Lobios. En este tramo la ruta se estrecha entre muros de piedra de forma notable y, a medio camino antes de llegar a Vilameá, sorprende la presencia de un hermoso, aunque muy desgastado crucero.

Puente de A Devesa

Vilameá es la primera de las poblaciones que se visita durante este trayecto, que exceptuando Lobios, tienen todas unas características similares: arquitectura tradicional y callejuelas estrechas de disposición irregular. Vilameá se abandona por la carretera que sube a la ermita de Nuestra Señora de Xurés, un ascenso exigente pero que merece la pena por las espectaculares vistas que se tienen desde allí. Sin embargo, el Camino no llega hasta allí, se desvía antes hacia la izquierda, compartiendo trazado durante algunos metros con la “Ruta dos Muiños”. Esta ruta circular recorre una serie de molinos restaurados en el cauce del río de Vilameá, y nuestro camino la acompaña cruzando el puente de la Devesa (S. XVIII) y pasando junto al primero de estos molinos restaurados (muiño da ponte).

Centro de Interpretación del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Surés (Lobios)

El bosque se vuelve menos denso a medida que el camino va ascendiendo por la ladera, hasta pasar a discurrir prácticamente entre matorrales durante algo más de un kilómetro, antes de descender en busca de la carretera OU-312, que hay que cruzar. Al otro lado, se pasa junto a un crucero y se va descendiendo suavemente entre los grupos de casas que forman Lobios, antes de volver a cruzar la OU-312 junto a un conjunto de hórreos, para continuar por la calle principal de esta localidad.

Antes de abandonarla, es visita obligada la “porta de Lobios”. Se trata de una de las “portas do Xurés”, centros de interpretación situados en distintas localidades del área de influencia del Parque Natural, cada una de ellas dedicada a una particularidad del parque, en este caso, se encarga de la flora. En el tramo 2 del Camino se podrá visitar otra de estas portas, la dedicada a la presencia romana en la zona.

A partir de este momento, el Camino ya se encuentra en el valle del río Limia, que va a acompañar al viajero hasta el final del tramo 2 de este camino natural.

Presa del embalse de las Conchas

El Camino abandona Lobios por la calle principal, y toma un desvío a mano derecha que desciende hasta el lugar Ribas de Araúxo, que se abandona prácticamente a la entrada del pueblo mientras se sigue la bajada hasta el río Cabaleiro. Aunque el camino salva el río por un puente, en épocas en que el embalse de Lindoso contenga mucha agua puede ser peligroso cruzar por aquí. En este caso, es posible llegar al otro lado del río subiendo por un sendero a la carretera OU-1202 y cruzando por un viaducto, para retomar el camino junto a un cruce de carreteras. Si se puede cruzar el puente sin peligro, el camino asciende hasta llegar a un crucero junto a un grupo de casas con una historia particular: la casa da Feira, que se construyó en el siglo XIX frente a la explanada que le da nombre, donde se celebraba una feria cada día 24 del mes y la casa do Aceite, de la misma época y que contenía un molino y un lagar. Ambas edificaciones fueron restauradas entre los años 2007 y 2009 y hoy en día se dedican a actividades turísticas.

Aspecto del Camino entre Fradalvite y Santa Comba

Desde el cruce de carreteras antes mencionado, se continúa por la OU-1202 durante unos 800 metros, cruzando el viaducto sobre el río Salas (aunque es conveniente tener precaución, es bastante seguro para el peatón) y abandonando la carretera a mano derecha de camino a Ganceiros. Tras pasar por las estrechas calles de este lugar, el Camino rodea el monte Laxas de Eiroá, por un entorno dominado por el pinar en primer término, y el paisaje granítico en las zonas altas. Se llega así hasta Parada de Ventosa, población que se ha podido observar entre los pinos mientras se descendía la ladera. Dejada atrás esta parroquia del Concello de Muiños, se alcanza de nuevo la carretera OU-1202, que se toma hacia la izquierda, pasando junto a un área de descanso y ya con vistas del embalse de las Conchas. Tomando el primer desvío a la derecha, entre unas casas, el Camino pasa sobre la presa del embalse.

Al otro lado de la presa, se cruza la carretera OU-540 para adentrarse en un entorno que va a ser constante: senderos estrechos entre paredes y muros de piedra, rodeados de bosque de frondosas que van uniendo diferentes lugares pertenecientes al Concello de Lobeira. De esta forma se pasará consecutivamente por Tedós, Ermille, Chaos y Fradalvite antes de llegar al final de este tramo, tras un pequeño paseo por una carretera, en una explanada a la entrada de Santa Comba, junto a su iglesia-cementerio.

Perfil

MIDE. Camino Natural Vía Nova. Tramo 1

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

La Vía Nova romana

El Camino Natural Vía Nova toma su nombre de una de las vías romanas en la Península Ibérica, en la provincia de Lusitania, posteriormente la Gallaecia. Se trata de la Via XVIII, que unía las ciudades de Bracara Augusta y Asturica Augusta, las actuales Braga, en Portugal, y Astorga, en la provincia de León, respectivamente.

Con un recorrido de 215 millas (unos 325 km), se construyó durante la dinastía de los Flavios, a finales del siglo I d.C., inaugurándose en el año 79 por Caio Calpetano Rantio Quirinial Festo, siendo emperador Tito y césar su hermano Domitiano, según consta en las inscripciones de los miliarios que se pueden encontrar a lo largo de su trazado.

Esta calzada contaba en su recorrido con once mansio, o lugares de descanso: Salaniana, Aquis Originis, Aquis Querquennis, Geminas, Salientibus, Praesidium, Nemetobriga, Foro,Gemestario, Bergidum e Interamnium Flavium, algunas de las cuales (ya sean auténticos restos romanos o su situación teórica) se visitan durante el recorrido de este camino natural.

La red de Portas del Parque Natural de Baixa Limia-Serra do Xurés.

Las características biológicas y paisajísticas especiales del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, motivaron la protección de este espacio en el año 1993, en virtud de la Ley 4/1989 de conservación de espacios naturales y de la flora y fauna silvestres.

Este parque de 20.920 hectáreas se extiende por el sur de la provincia de Ourense, a lo largo de la frontera con Portugal, en simetría con el Parque Nacional Portugués de Peneda-Gêres. La unión de los valores de ambas partes, le valió al Parque transfronterizo Gerês - Xurés su declaración como Reserva de la Biosfera en 2009.

La red de Portas del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés constituye una apuesta por el valor de la región mediante seis centros de interpretación temáticos. Las Portas se encuentran ubicadas en los seis municipios que sirven de entrada al Parque Natural, Bande, Calvos de Randín, Entrimo, Lobios, Lobeira y Muíños.

Estos centros dan la bienvenida a los visitantes, cada uno de ellos ofreciendo un tipo de información concreta de los valores de este espacio natural: el de Bande se encarga de la historia de la comarca a través de la arqueología, en un espacio que también sirve como centro de interpretación del yacimiento de Aquis Querquennis; en Calvos de Randín se puede conocer la historia del Couto Mixto, un particular territorio entre España y Portugal que se mantuvo independiente de ambos reinos hasta 1864; el centro de Entrimos se encarga de dar a conocer la geología y los procesos que han configurado el relieve del Parque; Lobeira es la sede del centro dedicado a la etnografía, dada la relación entre este municipio y el historiador y etnógrafo Xaquín Lorenzo Fernandez; la porta de Lobios está dedicada a la interpretación de la flora del Parque Natural; y, por último, el centro de Muiños se encarga de la íntima relación entre el agua, el Parque y los habitantes de la comarca de Baiza Limia.

No existen resultados con los criterios de búsqueda