Camino Natural de la Senda del Oso. Tramo presa Valdemurio a Santa Marina

Descripción

Camino Natural de la Senda del Oso. Tramo presa de Valdemurio a Santa Marina

Un paseo por el corazón del bosque

Este Camino Natural peatonal y ciclable del concejo de Quirós (Asturias), aprovecha el antiguo trazado del ferrocarril minero que unió Trubia y Santa Marina, con un ramal hasta las explotaciones mineras de Entrago. La zona, de excepcional belleza paisajística, acoge buena parte de las especies de fauna asturiana más emblemáticas, como el oso, la nutria o el águila real, y ofrece al viajero el rico patrimonio cultural de su arquitectura, tradiciones e incomparable gastronomía.

Pasarela de madera sobre el embalse de Valdemurio

El Camino Natural comienza junto antes de cruzar la pasarela del embalse de Valdemurio, que hay junto a las instalaciones de turismo activo y un embarcadero. Este punto se ha convertido en un referente para el avistamiento de aves acuáticas y del oso pardo, ya que las laderas de la montaña situada por encima del embalse son lugar de cría de oso pardo.

Una vez al otro lado, ya dentro del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, Reserva de la Biosfera, el Camino comienza un corto pero fuerte ascenso entre castaños centenarios (Castanea sativa) y, tras pasar unas curvas, alcanza una zona llana de prados desde donde comienza a descender otra vez, para continuar su viaje por la orilla el embalse, entre sauces (Salix sp.), fresnos (Fraxinus sp.) y otras especies de ribera. En este tramo se puede disfrutar de unas impresionantes vistas de la ladera este del valle de Quirós, con los pueblos de Las Agüeras, Aciera y Tene.

La senda sigue bordeando el embalse por una zona de prados, más o menos llana, hasta cruzar la carretera que sube al pueblo de Vil.luriche (Villaorille), desde donde se puede ver la imponente sierra del Aramo, destacando hacia el noreste el Pico La Gamonal, la Peña de Alba con su capilla del S. XV, el Barriscal o el Picu Gamoniteiru, cumbre más alta de la sierra y accesible, y en el noroeste, la silueta del Cuetu Mar. El Camino Natural continúa por un bosque de castaños y avellanos (Corylus avellana) hasta cruzar un sendero donde hay una canalización de agua junto a una agradable zona de descanso.

Panorámica del pueblo de Bárzana

Al acercarse a las orillas del río Trubia (conocido como Quirós en este tramo), el bosque de castaños cede paso a un paisaje cubierto por alisos (Alnus glutinosa), sauces y fresnos, donde es posible observar aves asociadas a medios ribereños, como el mirlo acuático (Cinclus cinclus), la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) o el martín pescador (Alcedo atthis).

La ruta llega por ese bosque de ribera hasta el pequeño pueblo de Veiga (Vega), situado a uno 4,5 km del inicio y, tras cruzar la carretera que sube a Turienzo (Toriezo), sigue por la orilla del río Trubia hasta unirse a la carretera Bárzana (AS-229).

Veiga es una localización donde se cruzan innumerables rutas. Además de la Senda del Oso, existen senderos de Gran Recorrido como GR 106.1 “Ruta de San Melchor”, GR 207 “Camino Real de Ventana o Ruta de Las Reliquias”, con el GR 109 “Cordillera Cantábrica”, ruta del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa y ruta de los “Molinos de Corroriu”. Además, en su entorno hay más de 300 vías de escalada deportiva equipadas.

Continua un tramo de unos 400 m en paralelo a la citada carretera que pasa junto al Museo Etnográfico de Quirós (p.k. 6 km de esta ruta), que se ubica en los antiguos altos hornos de fundición, símbolo de la industrialización del concejo durante el siglo XIX. En el mismo está representada la antigua vida campesina de la comarca, y cómo ésta se fue transformando con la minería. En estas instalaciones se localiza también la Oficina municipal de Turismo.

Hórreo en el Camino

Después de recorrer un tramo por su margen, y cruzarse con la carretera que va a Faedo y a Fresneo (Fresnedo), gira en San Salvaor (San Salvador) por un camino asfaltado que atraviesa un pequeño pinar de repoblación, y continúa por un bosque de castaños hasta un cementerio.

Desde este punto, el Camino sigue por terreno llano entre castaños y robles (Quercus robur), hasta un puente sobre un arroyo, con pasarela de madera y que aún conserva la estructura metálica original del tren minero, tras el cual se alcanzan unas praderías desde las que se divisa a la izquierda el pueblo de Bárzana, capital del Concejo de Quirós y donde se encuentra la mayor parte de los servicios (bancos, tiendas, restauración, urgencias, Guardia Civil, etc).

La senda llega a la carretera (QU-1) que sube a los pueblos de Cuañana (Coañana) y Vil.lamarcel (Villamarcel), por la que habrá que bajar unos metros y desviarse, para después ascender por un camino hormigonado hasta un abrevadero de agua no potable.

Vista de la ruta hacia el norte

El recorrido continúa después por un tramo llano bajo la espesura de un bosque de castaños, cruzando de nuevo el río Trubia/Quirós por un puente de madera. Tras cruzarlo, el camino sigue enmarcado entre el río y la carretera que va a Pola de Lena (AS-230), por debajo de esta y justo antes de llegar al pueblo de Santa Marina, un túnel iluminado cruza por debajo la carretera y el pueblo.

A la salida del túnel, la ruta salva el río de Lindes por otro puente de madera, y llega a ununa pequeña área recreativa cercana a la carretera (QU-4) de acceso a los pintorescos pueblos de Cortes y L.Lindes. (Lindes). Tras seguir unos pocos metros junto a esta vía, hay un aparcamiento junto a un antiguo cargadero de mineral, El Cribu, donde finaliza este tramo de la Senda del Oso. A partir de este punto se puede continuar el Camino Natural. de la Senda del Oso por el tramo de Santa Marina (El Cribu) a Ricabo/Ricao (El Pradal).

Perfil

Perfil MIDE del CN de la Senda del Oso. Tramo presa Valdemurio a Santa Marina

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Iglesia Románica de San Pedro de Arrojo

Este pequeño templo, totalmente construido con sillares de piedra bien tallados a escuadra, es la pieza arquitectónica más interesante del concejo de Quirós.

Aunque seguramente es originaria del primer tercio del siglo XIII, posteriormente se le añadió a su trazado original, una sacristía y, en una rehabilitación llevada a cabo tras la guerra civil española, le fue instalada la cubierta de madera que presenta actualmente.

Su planta presenta una distribución atípica en las iglesias asturianas, ya que su ancha nave única, rematada en un ábside semicircular con restos de frescos, seguramente del siglo XV, se encuentra dividida en cuatro tramos por pilastras que se corresponden con los contrafuertes exteriores.

Destaca el abovedado del ábside con sus pinturas murales de marcada simbología románica. Destaca la imagen de la Crucifixión de Jesús, con la Virgen María, imágenes de Adán y Eva, la luna y el sol de gran belleza. Hay en un lateral una talla de San Melchor, primer santo asturiano y natal del pueblo de Cortes.

En el interior también destacan los ocho vanos abiertos entre las pilastras, supuestamente destinados a acoger las tumbas de la familia Quirós. En uno de ellos, según cuenta la tradición, estaría enterrado don Gutierre, primer marqués de Camposagrado. En la casa solariega, casi aledaña, se encuentra el escudo en el que reza “Después de Dios la Casa de Quirós”

La única portada del templo, enmarcada en un cuerpo saliente del muro, tiene tres arquivoltas de medio punto decoradas con motivos vegetales en zigzag. Las columnas que las soportan presentan capiteles tallados únicamente en su lado izquierdo. Sobre el tejaroz que protege esta portada hay una ventana apuntada con una decoración calada de motivos geométricos.

Son también muy interesantes las representaciones de sus canecillos, por debajo de los aleros, de bestiarios e iconografía románica.

Tejo de Bermiego

El tejo (Taxus baccata) es un árbol sagrado para los celtas y los primeros pobladores de estas tierras, que marcaba los emplazamientos donde efectuaban sus ritos ceremoniales, rezos y enterramientos, fabrica una sustancia tóxica bastante venenosa denominada taxina que, salvo en el arilo rojizo de su bayas, está presente en sus hojas, semillas y corteza. Las leyendas y tradiciones cuentan a este respecto el envenenamiento de las puntas de las flechas que los astures lanzaron sobre las tropas de Augusto durante su conquista a los territorios de la franja norte de Hispania.

La veneración de la que eran objeto fue lentamente olvidada con la llegada de los primeros cristianos a la zona, cuando fueron emplazando sus ermitas y capillas en aquellos lugares mágicos.

Uno de los ejemplares más notables de Asturias es el denominado “Teixu de Bermiego”, catalogado como de Interés Especial, fue declarado Monumento Natural del Principado de Asturias en 1995.

Conocido popularmente como "Teixu l´Iglesia", ocupa un promontorio privilegiado a las afueras del pueblo, junto a la iglesia de Santa María.