Camino Natural de la Senda del Oso. Tramo Entrago a Cueva Huerta

Descripción

Camino Natural de la Senda del Oso. Tramo Entrago - Cueva Huerta

Siguiendo las huellas del oso pardo por vías de ferrocarriles mineros

Este camino natural se halla en el valle que forman los ríos Teverga y Páramo, en el concejo de Teverga, en pleno corazón de la cordillera Cantábrica. La senda aprovecha parte del trazado de una antigua vía de ferrocarril por la que pequeñas locomotoras a vapor transportaron hierro y carbón entre los valles mineros de Quirós y Teverga. La crisis minera provocó el cierre, en 1963, de la línea férrea, y hoy, por donde circulaban los trenes, pasean las personas. 

Panorámica desde el Camino Natural Senda del Oso

Este recorrido discurre por parte de uno de los caminos más emblemáticos de la cordillera Cántabrica: el Camín Real, antigua ruta prerromana que pasaría a formar parte de la calzada romana Ruta de la Plata. Además este camino permite continuar la conocida Senda del Oso del Principado de Asturias.

Con una longitud cercana a los nueve kilómetros el Camino parte de Entrago (Entragu), prosiguiendo por las localidades de Samartín, Las Veigas, Riellu, San Salvador, las cercanías de Fresneu, y terminando en la imponente cavidad de Cueva Huerta. Vestigios históricos y elementos naturales se combinan en nuestra ruta, durante la cual se podrá disfrutar de los fuertes contrastes altitudinales del paisaje del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa.

Caleya con hórreos en Riellu

La ruta empieza en la localidad de Entragu, junto a los paneles informativos y señales que nos guiarán durante todo el Camino Natural. A las faldas de la imponente sierra de la Sobía, en Entragu abundan las casonas solariegas. Destaca el palacio de los condes de Agüera, una casona del siglo XVII vinculada al linaje de los Miranda, vestigio de una época en la que señores y marqueses dominaban una comarca organizada en valles independientes.

El recorrido prosigue hasta la localidad de Samartín - La Plaza, la más importante del concejo de Teverga. A la entrada del pueblo se encuentra el Palacio de los marqueses de Valdecarzana, de finales del siglo XVI, edificio ahora abandonado que albergó diversas generaciones de una rama de la familia Miranda.

Pasando por la plaza, se puede contemplar la colegiata de San Pedro, de finales del siglo X o principios del XI, ejemplo de la transición del prerrománico al románico, donde destacan los muros de sillería y las figuras de animales que poblaban el valle en la Edad Media.

Acceso a Cueva Huerta

A partir de Las Veigas, el Camino discurre por un entorno natural más salvaje, donde poder disfrutar de la abundante fauna que puebla el valle y la sierra de la Sobía, en el corazón del Parque Natural. La senda discurre hasta el pueblo de Riellu, una hermosa y tranquila localidad junto al río Páramo. Sobresale la iglesia parroquial de Santo Tomás, una antigua abadía románica que ha sufrido diversas modificaciones posteriores, como la fachada, que es del siglo XVII.

Las transparentes aguas del río Páramo discurren sobre un lecho de piedras cargado de vida. Se inicia después un repecho que atraviesa un hermoso bosque de castaños (Castanea sativa) conocido como el Castañedón, que conserva ejemplares centenarios entre musgos y helechos.

Las superficies forestales ocupan casi un tercio del territorio del Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa, donde los castañares predominan en las zonas bajas. En el descenso, se atraviesan los verdes prados de Valdelaurina, a los pies de las imponentes paredes de la sierra de la Sobía.

Desfiladero en el entorno de Cueva Huerta

El Camino Natural atraviesa el pueblo de San Salvador, atravesado por el río Páramo, que cruza junto a sus casas. Desde aquí, se pueden distinguir las ruinas del castillo de Alesga, atalaya de la Edad Media desde la que se controlaba el valle. San Salvador posee un interesante conjunto de arquitectura popular. Sus viviendas, perfectamente conservadas y restauradas, reflejan la armonía de las construcciones rurales asturianas.

A partir de San Salvador, donde una fuente junto a la senda permite al viajero refrescarse, se inicia el tramo con mayor pendiente del Camino Natural. La senda se adentra en el bosque, y discurre por un recorrido tranquilo que atraviesa una pasarela peatonal sobre uno de los numerosos arroyos del valle.

El camino discurre por un empedrado protegido por una balaustrada de madera

Desde el camino se divisa, al otro lado del valle, la población de Fresneu, ya muy cercana al final del recorrido. Realizando un ligero desvío del Camino Natural se puede visitar el Parque de la Prehistoria, un museo que muestra el arte del Paleolítico Superior en Europa y que contiene fieles reproducciones de cuevas como las de Altamira y las de Tito Bustillo, entre otras.

En las cercanías del Parque de la Prehistoria es posible admirar intrigantes pinturas rupestres de hace más de 3.000 años realizadas por moradores de las cuevas más remotas de las montañas de Fresneu a finales de la Edad del Bronce. Aquí, en los altos más inaccesibles, con un poco de suerte y paciencia, se puede observar al rey del valle, el oso pardo cantábrico (Ursus arctos).

La presencia del oso en el valle es habitual y la zona es, además, un corredor ecológico fundamental para la conexión con la exigua población osera del oriente de la cordillera Cantábrica. Tras atravesar el paraje de Presorias, entre prados y bosques de robles (Quercus robur), hayas (Fagus sylvatica) y abedules (Betula sp.), se llega finalmente al desfiladero donde se encuentra Cueva Huerta.

Para entrar en el Monumento Natural de Cueva Huerta hay que estar acompañado por un experto, que hará de guía por el interior de esta enorme cavidad. Tras recorrer uno de los rincones más hermosos de la geografía asturiana, el Camino Natural llega en este punto a su fin.

Enlaces de interés

Perfil

Perfil MIDE del CN de la Senda del Oso. Tramo Entrago a Cueva Huerta

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Cueva Huerta

Se trata de una impresionante cavidad situada en Fresnedo (Teverga), de interés hidrogeológico y biológico, que ha sido declarada Monumento Natural en 2002. Su colonia de murciélagos de cueva ha sido catalogada de Interés Especial y de Interés Comunitario.

Es actualmente la segunda cavidad asturiana por el desarrollo total de sus galerías (14,5 km). Forma parte de un conjunto cárstico singular, compuesto por un desfiladero, sumidero, gran cueva, diversos cauces subterráneos y resurgencia.

Cueva Huerta guarda celosamente numerosos tesoros naturales, entre ellos la sala de gours, pequeños agujeros hechos en el suelo por las gotas de agua, a unos 25 m de la entrada. A menos de 40 m hay otro atractivo singular, la Sima del Caracol, y 29 m más allá el Paso del Perro, un desnivel de poco más de 2 m de altura. En el recorrido por la Galería Vieja se pueden ver las Catedrales, unas llamativas formaciones pétreas de apariencia gótica; la Santina, una formación geológica que imita un altar natural, y el Sillón de la Reina.

Multimedia

Descargas

Tríptico y Planos