Ruta del Carbón de Cok. Etapa 1

Descripción

Camino Natural del Románico Palentino. Ruta del Carbón de Cok. Etapa 1

Dejando atrás el Canal de Castilla para internarse en La Ojeda

La ruta principal del Camino Natural del Románico Palentino utiliza un antiguo trayecto que unía la cuenca minera de los valles de Orbó, la Castillería y Vergaño con el Canal de Castilla, en Alar del Rey, a través del cual el carbón llegaba a Palencia y Valladolid. Precisamente desde esta población (Alar del Rey) parte esta primera etapa que atraviesa llanuras de cultivo y barrancos entre pinares y dehesas, a su paso por Prádanos de Ojeda, Santibáñez de Ecla y Villaescusa de Ecla, para terminar en Cozuelos de Ojeda.

Dársenas del Canal de Castilla, junto al inicio del camino

Esta primera etapa de la Ruta del Carbón de Cok arranca junto a las dársenas del Canal de Castilla, lugar donde se cargaba el citado combustible para su transporte. A unos metros del panel que marca el inicio del camino, un puente permite al viajero situarse justo sobre el Canal y ver, a un lado las dársenas, y al otro, a lo lejos, el nacimiento del Canal de Castilla.

El camino natural toma dirección noroeste para salir de Alar del Rey, cruzando las vías del tren y dejando a mano derecha un desvío que permite llegar hasta el nacimiento del Canal de Castilla. Se salva el río Pisuerga por el Puente de las Monjas y se circula durante unos pocos metros por el lateral de la carretera N-611 antes de cruzarla junto a unas naves agrícolas. Superadas dichas naves, se abandona el firme pavimentado para tomar un camino de tierra que sirve también de acceso a fincas. Este tipo de firme será la norma general para esta ruta excepto a su paso por los pueblos y zonas donde la tierra compacta será sustituida por grava.

El Pisuerga a la salida de Alar del Rey

Entre campos de cultivo y tras superar un par de cruces bien señalizados, se alcanza el paso bajo la autovía A-67. Se continúa a través un paisaje similar al anterior hasta alcanzar la carretera P-223, que hay que cruzar para adentrarse en Prádanos de Ojeda. Aunque en el interior de Alar del Rey el recorrido es muy evidente, en el resto de poblaciones, de calles más tortuosas, hay que estar bien atento para ver las señales que indican la dirección por la que continúa el camino natural.

El camino apenas se adentra en Prádanos, ya que discurre por la calle Pozo hasta salir de la población, sin embargo merece la pena desviarse algunos metros para acercarse a la Plaza del Corazón de Jesús, o a la Iglesia Parroquial de San Cristóbal, un templo románico renacentista (cuya obra se inició en el siglo XII y terminó entre los siglos XV y XVII) situado en lo alto de esta población.

A pesar de que a la salida del pueblo el paisaje sigue estando dominado por cultivos, el camino no tarda en adentrarse en una zona de suaves colinas, cubiertas por una densa masa de pino negral (Pinus nigra subsp. salzmannii), y más tarde por un encinar (Quercus ilex) adehesado. Más adelante, la aparición de nuevo de tierras de cultivo anuncia la cercanía de Santibáñez de Ecla.

Hasta Prádanos de Ojeda, el camino discurre entre cultivos

La Ruta del Carbón de Cok se acerca a Santibáñez sólo tangencialmente, llegando por el Camino Escuelas y saliendo del pueblo antes de llegar a la Calle Real. Sin embargo merece la pena desviarse a la Iglesia de San Juan. Desde esta población parte una de las otras dos rutas que complementan el Camino Natural del Románico Palentino: la Ruta Santibáñez de Ecla – Payo de Ojeda. Una vez superado Santibáñez, el camino gira a la derecha para internarse en un barranco en pleno encinar, que más adelante se alterna con pastos y cultivos hasta cruzar el arroyo de San Andrés, a las afueras de Villaescusa de Ecla.

Desde que se llega a la carretera P-225 hasta que se abandona el pueblo (volviendo a cruzar el arroyo de San Andrés), se circula por un tramo compartido con vehículos, por lo que conviene extremar las precauciones. Por seguir descubriendo el patrimonio románico de la zona, en esta localidad se puede visitar la Iglesia de Santa Elena.

El camino se interna en un pinar de camino a Santibáñez de Ecla

Se abandona Villaescusa de Ecla dejando a un lado el camino que lleva al Desfiladero del Diablo y la Cascada de Cervigona, parajes que también merecen una visita si se dispone de tiempo; y se continúa entre pastos y matorral por una pista que asciende hasta adentrarse en un pinar.

Ya en bajada, una cruz en lo alto de unas peñas (Peñatorrecilla) es la señal que indica que Cozuelos de Ojeda está cerca (tras rodear el cerro), punto final de la primera etapa de la Ruta del Carbón de Cok.

Aunque esta etapa termina nada más cruzar el arroyo de Cozuelos, se recomienda visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, a las afueras de la población, un edificio renacentista con interesante patrimonio en su interior y en cuyo recinto se conservan los restos de lo que pudiera ser un conjuradero de nublos, curiosa estructura muy interesante desde el punto de vista etnográfico e histórico.

Mapa

Perfil

MIDE. Camino Natural del Románico Palentino. Ruta del Carbón de Cok. Etapa 1

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Destacados

Información adicional

Canal de Castilla

El Canal de Castilla es uno de los proyectos de ingeniería civil más relevantes de la España de los s. XVIII-XIX. El objetivo principal de su construcción era establecer una vía de comunicación y transporte fluvial que solucionase el problema de aislamiento al que estaba sometida la meseta castellana y leonesa, debido a la complicada orografía y una deficiente y mal conservada red viaria.

Recorre parte de las provincias de Burgos, Palencia y Valladolid en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, y durante años, una de sus principales funciones fue facilitar el transporte del trigo de Castilla hacia los puertos del norte, y de allí a otros mercados.

Originalmente concebido como una red de cuatro canales que unirían Segovia con Reinosa, solo se llegaron a construir tres ramales (Norte, Sur y de Campos), siendo el que pasa por la provincia de Palencia (el ramal Norte) el de mayor longitud.

Aunque pronto quedó obsoleto por la llegada del ferrocarril, siguió siendo de gran utilidad por el aprovechamiento de la fuerza motriz de las esclusas para los molinos y para riego agrícola. La navegación se abandonó en 1959, y aunque su uso principal sigue siendo el riego agrícola, últimamente se está promocionando el importante patrimonio arquitectónico que supone el Canal de Castilla como recurso turístico.

Multimedia