Camino Natural de la Ruta de la Conquista

Descripción

Camino Natural de la Ruta de la Conquista

Pueblos de piedra y pizarra se asoman entre bosques de alcornoques y rebollos

Labaniego inicia el Camino Natural de la Ruta de la Conquista. Tras un bello rebollar, se visita San Esteban del Toral. Los cultivos de vid localizados aquí desde tiempos remotos, dieron nombre al pueblo de Viñales. Tras disfrutar de Rodanillo, alcornoques y madroños engalanan el itinerario, que tras Cobrana aumentan su presencia avanzando junto a la Ruta Zofreral. El Santuario de Nª Señora de la Peña ofrece espectaculares panorámicas de Congosto, donde finaliza este Camino Natural de la Ruta de la Conquista.

Vista panorámica de Labaniego

El Camino Natural de la Ruta de la Conquista transita por la comarca de El Bierzo, en León, e inicia su recorrido en el pueblo de Labaniego. Un panel interpretativo indica el comienzo del viaje que, por la calle El Cristo, recorre la localidad de oeste a este, lo que permite al viajero visitar la iglesia de Santiago Apóstol y la ermita del Santo Cristo. En el aparcamiento, antes de abandonar el pueblo, existe un desvío a la izquierda que lleva a las ruinas del Convento de San Fructuoso.

El itinerario, ya por camino de tierra, continúa recto y comienza a descender, para encontrar a pocos metros un área recreativa dotada de mesas y bancos de piedra. El usuario se adentra en un rebollar (Quercus pyrenaica) en el que disfrutar, en otoño, de sus tonos pardos debido a la marcescencia de sus hojas: característica por la cual las hojas al secarse no caen al suelo y siguen prendidas en el árbol durante un largo periodo de tiempo.

Iglesia de San Esteban del Toral

Poco antes de que el itinerario gire a la izquierda comienza un ascenso que culmina bien superado el primer kilómetro, acompañado en todo momento por el denso rebollar. El trazado gira a la derecha, la pendiente se suaviza, y aparecen las primeras masas de pinar a la izquierda del camino. En el punto kilométrico 2 se inicia el descenso y poco después, un mirador ofrece espectaculares vistas de Labaniego, la sierra y los pueblos cercanos.

El descenso torna dirección sur, acrecentando su pendiente entre encinas en monte bajo y repoblaciones de pinos, avanzando cercano al arroyo de la Reguera del Goyo, dirigiéndose a San Esteban del Toral. El punto kilométrico 4 se sitúa a la entrada de la población y poco después el panel interpretativo que ilustra al viajero de las bondades de esta localidad.

Se avanza por la calle Principal, continuando por la calle de Las Llamas y la calle de La Laguna, pudiendo desviarse escasos 200 m para visitar la bella iglesia de San Esteban del Toral. De vuelta al sendero, se gira a la derecha tomando el camino de tierra, al mismo tiempo que se abandona la localidad.

Cultivos de vid a la izquierda del trazado, indican que el viajero se acerca a Viñales. En descenso se supera el punto kilométrico 5 y tras jóvenes repoblaciones y viejos castaños se alcanza la población. Ya por asfalto se gira a la izquierda avanzando por la plaza del Barrio de Arriba y por la calle Venancio Álvarez, hasta el monumento al carbón, momento en el que se gira a la derecha, donde el panel interpretativo informa de lo más destacado de la localidad.

A continuación se alcanza la torre de la antigua parroquia de Viñales, conocida actualmente como Torre Mirador El Centinela de Viñales. Avanzando por la acera el caminante alcanza el punto kilométrico 6 para cruzar por el siguiente paso de peatones, abandonando el pueblo al mismo tiempo que se toma el camino de tierra de la izquierda.

Vista panorámica de Rodanillo

Se asciende por un tramo de fuerte subida de en torno a medio kilómetro de longitud, en la que algunas rampas llegan al 10% de desnivel. Tras una curva, la pendiente se suaviza premiando al viajero con espectaculares vistas de Viñales, finalizando la ascensión en el próximo cruce de caminos. Comienza el descenso, contemplando el pueblo de Rodanillo de frente, superando el punto kilométrico 7 entre viñedos, pequeñas repoblaciones y zonas de matorral. La bajada finaliza al alcanzar el arroyo de Valdemolín, donde su bosque de ribera compuesto por chopos y fresnos, entre otras especies, protege el cauce y ofrece una fugaz sombra al viajero.

A continuación, el pueblo de Rodanillo da la bienvenida al turista, avanzando por la calle de Los Majuelos, la calle de Las Eras, la calle Camino Losada, donde se localiza su iglesia. La población se abandona por la calle La Cárcava, donde se encuentra el panel interpretativo de la localidad. Poco después se cruza la carretera LE-463 por el paso de peatones habilitado al efecto, y ya por camino de tierra se supera el punto kilométrico 9 en una zona con arbolado disperso donde el rebollo vuelve a ser el protagonista.

Detalle de corcho bornizo y segundero

Se supera el canal de Andrés y tras varios tramos de sube y baja, la vegetación va ganando en espesura y en variedad de especies, apareciendo los primeros alcornoques (Quercus suber) y madroños (Arbutus unedo). Un área recreativa custodiada por viejos castaños, dotada de fuente y mesas en piedra, permiten al viajero disfrutar de un confortable descanso.

Poco después del punto kilométrico 12 el Camino Natural se cruza con la ruta local conocida como del Zofreral. El trazado cruzará en varias ocasiones con la mencionada ruta, e incluso algún tramo es coincidente en ambas rutas. Los alcornoques y su aprovechamiento corchero, cada vez son más abundantes, zambullendo al usuario en un oasis de biodiversidad de sinigual valor botánico en estas latitudes.

Se suceden los cruces con la Ruta Zofreral, apareciendo viejos castaños testigos del pasado, hasta llegar a un nuevo área de descanso en pleno alcornocal.

Corteza de pino silvestre (Pinus sylvestris)

Recuperadas las fuerzas, se alcanzan los restos de la ermita del Santo Cristo de Cobrana, y posteriormente el panel interpretativo del Camino Natural junto al de las dos Rutas El Zofreral, inmersos ya en las calles de la localidad. Se asciende por la calle Las Nogales, girando a la derecha en la calle Las Moreras para después avanzar por la calle El Ciprés, dejando a la izquierda la bella iglesia de Santa Maráa Magdalena, cuyo campanario es un claro ejemplo de arquitectura tradicional. Tras superar la plaza de la Constitución se gira a la izquierda, donde en subida se va dejando atrás el pueblo.

Poco antes del punto kilométrico 15 el trazado torna a camino ancho de tierra que asciende por el monte. Tras superar el punto kilométrico 16, y sin dejar de ascender, el itinerario se hace coincidente con la Ruta Zofreral, al mismo tiempo que se hace senda, por lo que se recomienda bajarse de la bicicleta como así lo indica la señal preventiva al efecto. Este tramo de senda juguetea a media ladera con la pendiente, adentrando al viajero en un espectacular alcornocal, donde los abundantes ejemplares de madroño ensalzan la belleza del paraje. La senda finaliza en el mirador de Cobrana que permite realizar un descanso al caminante al mismo tiempo que disfruta de las panorámicas ofrecidas por esta localización privilegiada.

Ya por camino ancho se supera el punto kilométrico 17 y poco después una cadena impide el paso a vehículos de motor. El protagonista vegetal a partir de este momento es el pinar de repoblación, pudiendo disfrutar, tras superar el punto kilométrico 18, de un bosquete de pino silvestre (Pinus sylvestris) con su característica corteza papirácea de color asalmonado.

Casona de los García Canseco en Congosto

Una pequeña masa de encinas (Quercus ilex) tras el punto kilométrico 19, precede al Santuario de la Virgen de la Peña, que bien merece una parada disfrutando de su valor arquitectónico y de los paisajes que regala su localización en la cima del monte Turcia.

Se desciende por una pista de tierra en paralelo a la carretera que da acceso al santuario, cruzando poco después la mencionada carretera, extremando las precauciones. A continuación, el camino se estrecha y desciende por la ladera, para ensancharse de nuevo poco después. Tras superar el punto kilométrico 20, se zigzaguea en descenso, observando la huella que un incendio dejó sobre la vegetación, visualizando en todo momento la población de Congosto.

Pocos metros antes del punto kilométrico 21 comienza un corto tramo por carretera que con la fuente de Santa Olaya se adentra en el núcleo urbano de Congosto. Ya en el pueblo se gira a la izquierda en la ermita del Santo Cristo de las Maravillas por la calle Real, y a la derecha por la calle del Ayuntamiento, para finalmente girar de nuevo a la derecha por la calle la Era, donde un área recreativa precede a los soportales del mercado de la era y al panel interpretativo que pone punto y final al Camino Natural de la Ruta de la Conquista.

Perfil

MIDE. Camino Natural de la Ruta de La Conquista

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

El Zofreral

En la localidad de Cobrana se conoce con este nombre al alcornocal. Las formaciones de alcornoques o zofreros, que ocupan unas 180 ha a media ladera y con orientación de solana, se sitúan en torno a los 600 metros de altura. La peculiar orografía y las condiciones ambientales permiten la proliferación de este tipo de bosques mediterráneos típicos de latitudes más meridionales.

El alcornoque es una especie de la familia de las fagáceas, cuya principal característica es su corteza, de donde se extrae el corcho. El corcho natural del alcornoque se denomina bornizo y presenta grandes grietas de distribución irregular. Una vez extraído este bornizo, las sucesivas capas de corcho que produce el árbol presentan una distribución más regular y se conocen con el nombre de segundero. A la corteza extraída en rectángulos, se la llama pana de corcho. Las panas de corcho bornizo se utilizan principalmente en decoración (en belenes, por ejemplo) y las panas de corcho segundero se utilizan principalmente en la industria vinícola, generando los conocidos tapones.

Descargas

Tríptico y Planos

No existen resultados con los criterios de búsqueda