Etapa 8: Puente Arenas - Trespaderne

Descripción

Etapa 8: Puente Arenas - Trespaderne

Una joya del románico en el valle de Valdivieso

Esta etapa recorre el valle de Valdivieso, acercando a magníficas muestras del arte románico. En su recorrido, el camino llega hasta el embalse de Cereceda, de gran interés ecológico, y a la localidad de Panizares, donde destaca la curiosa formación de los Cuchillos, afilados monolitos que suelen estar cubiertos de brumas; después se sube por la sierra de la Tesla, que se atraviesa aprovechando la pequeña garganta de Tartalés de los Montes para luego volver al río en el desfiladero de la Horadada, parte del Espacio Natural de los Montes Obarenes. En la confluencia de los ríos Nela y Ebro se encaja el núcleo de Trespaderne, meta de la jornada.

La etapa comienza junto al puente (570 m), siguiendo la señal a la ermita de San Pedro de Tejeda (el elemento patrimonial más destacable de Valdivielso y del románico de las Merindades), a 900 m del pueblo; desde donde se desciende al este por el camino de la Cubilla. La senda enlaza con una pista que viene desde la carretera y sube a la sierra de la Tesla. Entre campos, el sendero se encamina a la carretera BU-V-5314 que atraviesa el valle. Tras unos metros por esta vía arranca a la derecha una pista que, paralela al Ebro, conduce a Población de Valdivielso.

Cartel de dirección en Camino Natural del Ebro

La población se abandona por el sur, atravesando un merendero junto al Ebro. El camino avanza paralelo al río hasta el puente de las Ventillas, que comunica con la N-232. Tras cruzar la BU-V-5314, discurre por la margen izquierda hasta una pista en donde gira a la izquierda y luego a la derecha para descender al Ebro, cruzando un arroyo junto a una zona de merendero, antes de ganar el nuevo puente.

Desde este punto se puede acceder por la margen derecha del Ebro a Condado, pero se propone continuar dando un bonito rodeo que lleva al embalse de Cereceda y Panizares. Para ello, desde el puente se sigue a la izquierda por un tramo boscoso hasta el manantial de la Calentura, donde se cruza un puente y se avanza en un continuo sube y baja, a la cueva de Fuente Sagrero; tras otro pinar se accede a la carretera BUV-5314. En este punto se baja al puente de Panizares que cruza el embalse de Cereceda, un lugar de enorme interés ecológico, con sus laderas tapizadas de vegetación y su variada fauna. Se sube a Panizares (665 m) siguiendo un tramo la carretera. No mucho después de cruzar el puente, una pista a la derecha acerca a la localidad, donde destacan los Cuchillos de Panizares, en la vertiente norte de la sierra de la Tesla, curiosos monolitos rocosos muy afilados, a los que brumas y nieblas se agarran a menudo, en una de las estampas más típicas del lugar.

La bella cascada de Tartalés de los Montes

Desde la parte baja del pueblo parte la pista que conduce hacia la Hoz de Valdivielso. Tras un kilómetro termina la pista y el recorrido continúa entre quejigos, bojes y pinos junto a una valla que hay que atravesar para descender a la hoz.

Se cruza el lugar por la calle Real para salir a la carretera que sube a Tartalés de los Montes, remontando el arroyo de su mismo nombre. En este enclave una pista forestal arranca en dirección sureste siguiendo la cuenca del barranco de Borcos.

El Camino Natural del Ebro avanza entre campos de pasto rodeados de pinos y quejigos y, tras superar una finca en la Laguna y dejar de lado varios caminos a ambos lados, se alcanza el corral de Pedraco, donde enormes peñascos cierran un redil para ganado. Se cruza un arroyo y el camino asciende entre pinos al collado de la Muñeca (940 m), divisoria entre Tartalés de los Montes y Tartalés de Cilla, desde el que se contempla al N el mojón de las Siete Cruces (1.163 m) y el alto de la Tesla (1.170 m). En este punto el sendero penetra en el Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil.

Ermita románica de San Pedro de Tejada en Puente Arenas

Desde aquí el recorrido baja a la citada localidad de Tartalés de Cilla paralelo a la margen izquierda del arroyo de las Torcas. Prosigue por la calle de la iglesia y sale del pueblo, convertido en senda, hacia los campos asentados en los últimos pasos del desfiladero de la Horadada (parte del Espacio Natural de los Montes Obarenes). En sus doce kilómetros de calizas, tienen su hábitat rapaces, jabalíes, corzos, zorros, buitres leonados o gavilanes, entre bosques de encinas y pinos resineros.

Tras dejar atrás el canal de Cereceda/Trespaderne, el camino baja a la carretera N-629, que conduce a Trespaderne, encajada en el desfiladero de la Horadada. Pasa bajo el puente del ferrocarril Santander Mediterráneo y llega al puente de Valdecastro (enlace con la etapa 9.1); al poco, se introduce en el polígono industrial y alcanza el puente medieval y la zona ajardinada que lleva al puente de la N-629.

Enlaces de interés

Perfil

Perfil MIDE de la Etapa Puente Arenas-Trespaderne

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

El patrimonio de Valdivieso y Trespaderne

Esta etapa comienza cerca de San Pedro de Tejeda, ermita románica de los siglos XI y XII y uno de los mejores ejemplos de este arte en el valle de Valdivielso; a este estilo pertenecen las iglesias parroquiales de Condado y Panizares. En Hoz de Valdivieso resaltan la iglesia de San Cornelio y San Cipriano (siglos XV y XVI), el palacio herreriano de los Huidobro (siglo XVI); y los restos de la ermita románica de Santa María de las Heras, del siglo XI. Tartalés de los Montes cuenta con la parroquial románica de San Miguel, del siglo XII. A la entrada de Tartalés de Cilla (630 m), se encuentra un afloramiento de areniscas al norte del camino, donde se excavó entre los siglos VII y VIII la cueva o eremitorio de San Pedro; la parroquial de esta localidad, de San Martín, data del siglo XII.

En Trespaderne destacan la ermita de la Virgen de Encinillas, la casona del Priorato, el palacio de los Medina Rosales de Cadiñanos, la parroquial de San Vicente o el puente medieval. Fuera del lugar, sobre un mogote, se alza el castillo de Tedeja, sobre las paredes del desfiladero de la Horadada. Desde este conjunto defensivo de los siglos IX y X, se obtienen magníficas panorámicas. A su vez en la carretera, antes de entrar en Trespaderne, se encuentra el eremitorio de los Portugueses, de los siglos VII al X.

Multimedia