Etapa 34: Mas de la Punta - Vall de Freixes

Descripción

Etapa 34: Mas de la Punta - Vall de Freixes

Caminando entre barrancos por la orilla del Ebro

Recorrido escarpado por la recortada orilla del Ebro, entre la desembocadura del barranco de Valcomuna y la parte baja del barranco de Vall de Freixes, cerca de las plantaciones de almendros y olivos de Llosa. Un primer tramo, entre Mas de la Punta y el barranco Valmayor, discurre por zonas de repoblación de pinos y arroyos adornados con manchas de tamarices; además ofrece buenas vistas sobre el Ebro. En Valmayor, el sendero se separa un tanto de la orilla y vuelve a ella más adelante. Tras cruzar los barrancos de Pauls y Valdelón, la etapa termina en el refugio de ribera de Vall de Freixes.

Junquera en las orillas del río Ebro en el embalse de Mequinenza

Desde las inmediaciones del refugio de Mas de la Punta (127 m), se toma el carril asfaltado que conduce, en 2,5 km a la carretera N-211. Sin alcanzarla, por su arcén izquierdo se llega hasta el puente sobre el barranco de Val de Poblador. Al otro lado del puente, bajo el arcén derecho, se atrinchera la vía pecuaria, vieja ruta a Mequinenza.

El Camino Natural sigue por la vía pecuaria, evitando este tramo de carretera. Más adelante se sube a una pista agrícola que va paralela a la carretera por el arcén, en dirección este, hasta hacer un giro de 90º a la izquierda, se cruza la carretera y entrar a una pista junto a una nave. Ese carril, hacia la izquierda, va a morir en unos campos, pero antes, en una explanada, se toma una traza que asciende hacia la derecha, recorriendo durante 200 m una pequeña divisoria. Cuando ésta se acaba, la senda se interna y recorre el soto Buisán hasta salir de él por un carril en buen estado que viene de la carretera N-211. Se toma esta pista hacia la izquierda (Noreste) y, tras alcanzar una divisoria con buenas vistas, se desciende al barranco de Mamet, que se cruza por un claro entre tamarices, continuando primero, al Norte, por entre terrazas y después, al Este, por una vaguada que se remonta hasta alcanzar una pista forestal.

Azud y canal de la derecha del Ebro. Bajo Ebro. Xerta

La nueva pista, que se tomará a la izquierda, se alarga recorriendo los brazos que el embalse de Mequinenza dibuja sobre las laderas, y va girando al este hasta dar con la cala que forma el barranco de Valmayor. Es necesario recorrer el barranco, por su margen izquierda, hasta donde la pista desemboca en la N-211 y, por ella, cruzar a la otra margen. Después, el camino vuelve por la orilla derecha hasta la embocadura de un vallecillo de fondo plano y cultivado que se abre a la derecha. En este cruce, abandonando el barranco de Valmayor, se toma el carril al noreste, que asciende por un lateral del valle cultivado. A los 500 m, cuando el valle se bifurca en tres ramales semejantes, se toma la traza de la izquierda, dando un giro hacia el norte y alcanzado una pista superior. Tras desechar dos desvíos a la derecha, se toma el tercero y se llega, en pocos metros, a algunas de las edificaciones del antiguo Mas de Caballé y a una pista de buen firme.

El Mar de Aragón desde el Camino Natural del Ebro

Se sigue por ella hacia la izquierda (Noroeste), dibujando las distintas vaguadas que bajan hacia el pantano y recorriendo la finca de Llosa, que extiende sus cultivos de almendros y olivos a ambos lados de la pista, se llega a sus instalaciones. Dejando a mano derecha unas grandes naves, se baja hasta otra agrupación de edificaciones más pequeñas. Atravesando entre los edificios, se sigue un carril que tras cruzar el barranco de Pauls se desliza entre los campos de cultivo y la ladera montuna durante varios kilómetros. Se salva la vaguada del barranco de Valdelón y poco después se alcanza el barranco de Vall de Freixes, final de la etapa, donde hay un refugio de ribera para el descanso del caminante (157 m).

Es importante saber que en este lugar no existe avituallamiento ni hospedaje ni agua, por lo que será necesario tener previsto un vehículo de apoyo o las fuerzas e intendencia necesarias para continuar con la etapa siguiente hasta Mequinenza.

Perfil

Perfil Mide etapa Mas de la Punta - Vall de Freixes

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Ingenios Hidraúlicos

Desde tiempos antiguos, las diferentes culturas que han habitado las orillas del Ebro lo han utilizado para navegarlo; así como para cruzarlo, uniendo territorios o defendiéndolos mediante puentes y pasos de barca; pero también como fuente de agua y energía, con objeto de mejorar sus condiciones de vida, construyendo complejos ingenios hidráulicos. Los diversos aprovechamientos del río suelen ir ligados, de forma inevitable, a la construcción de un azud sobre el mismo. Estas estructuras transversales represaban ligeramente el agua y la encauzaban hacia una de sus orillas, garantizando el caudal necesario y provocando, aguas abajo del azud, una acumulación importante de sedimentos que progresivamente han sido colonizados por la vegetación, constituyéndose como frondosas mejanas (islas o penínsulas).

Sobre la orilla, el agua podía ir a una noria donde era elevada para situarla sobre la acequia que alimentaba el sistema de riego de las vegas cercanas, permitiendo que los pequeños campos de regadío produjeran los alimentos necesarios. Asimismo, solía ser habitual la localización de molinos harineros, estructuras que con el paso de los siglos evolucionaron desde los más simples molinos de eje horizontal o de aceña a los cada vez más complejos molinos de eje vertical o rodete (de canal abierta, de cubo o de regolfo). Batanes (máquinas para transformar tejidos) y molinos aceiteros también tuvieron su presencia junto al río. Además, ya en tiempos recientes, se han aprovechado los saltos de agua que el azud provocaba para generar electricidad con pequeñas centrales hidroeléctricas.

Multimedia