Etapa 30: Sástago - Escatrón

Descripción

Etapa 30: Sástago - Escatrón

El sendero de la Rosa, paseando por los meandros de Sástago y Escatrón

Esta etapa recorre el último tramo de los meandros encajados, siguiendo el llamado sendero de la Rosa. Desde Sástago, pasando por debajo del castillo de la Palma, se sigue la orilla derecha del río, acompañándolo en la curva de la vuelta de Menuza, de sotos e islas de tranquilas aguas. Se atraviesa después la vieja huerta de Tomargo y se llega al ensanche de Escatrón, a donde se entra por un puente. Enfrente del pueblo y al otro lado del río (aunque en término municipal de Sástago) se alza el impresionante monasterio de Rueda, una de las mejores muestras del arte cisterciense y otro de los símbolos de la relación del hombre con el río.

Sástago

Se sale de Sástago por la carretera A–221 en dirección a La Zaida. Atravesado el dilatado casco urbano y dejadas atrás sus centrales hidroeléctricas (Sástago I y II), se abandona la carretera y se toma el camino que, a la izquierda, se ajusta a la ribera del Ebro aguas abajo. Un kilómetro por este carril pone el sendero bajo el promontorio defendido por los restos del espectacular castillo de la Palma; de origen musulmán, engloba la ermita del Pilar, barroca del siglo XVII.

Enseguida se vadea el barranco de Gallipuente, se toma el camino de Alaf, que se une por la derecha, y a los 2,5 km de pista se abre una amplia extensión de vega. Se bordea por el exterior hasta su final (la isla del Puerto de la Mejana de Alaf, bajo el azud de Menuza, se ve cercana al otro lado del río). Constreñida ahora entre el escarpe y el soto de la Mejana de Menuza (buen rodal de álamo blanco), la pista aún se prolonga un kilómetro más.

Cuando comienza a ascender, el Camino Natural la abandona para tomar una senda que se abre a la izquierda y que, sin ganar altura, se desliza por la ladera hasta alcanzar una caseta de elevación de aguas.

Sotos junto al galacho de la Alfranca. Zaragoza

Desde la caseta se sigue el carril de acceso a la misma hasta la curva de entrada a un barranco, entonces se abandona para coger un sendero, en descenso a la izquierda, que cruza un torrente y sigue por la ladera, muy cerca de la orilla. Tras sortear un nuevo y abrupto barranco se llega a un tramo de acequia abandonada por la que el sendero gana el camino de Tomargo, al inicio de una zona de olivos.

Pasado ese ensanche de olivos, el camino se estrecha contra la ladera (abajo se divisan los restos del norial de Tomargo), y gira abandonando la orilla del río para salvar un barranco; tras cruzar su cauce, inicia un ascenso brusco. Arriba, deja a la izquierda el vial que baja a la ribera de Novallas, y continúa hacia el este y sureste, entre rodales de pinos y abundantes fajas de olivos. Más abajo se toma el camino de Novallas, a la derecha, para acercarse de nuevo a la ribera.

Norial de tomargo

Un nuevo tramo estrecho discurre aéreo sobre el cauce, entre algunas parcelas de cultivos que se hacen sitio entre la angostura. Pasadas varias torrenteras laterales, el camino desemboca en la amplia llanada de Escatrón, alejándose de la ribera, que más abajo queda enmarcada por el complejo de la central térmica de Escatrón (construida en 1946 y tradicional fuente de empleo para los vecinos, actualmente vive un proceso de reconversión).

El camino de Novallas va a morir en la carretera A–221, que se toma a la izquierda hasta el puente de Escatrón. Sin cruzarlo, se gira a la derecha para llegar al albergue y embarcadero de Escatrón, donde termina la etapa; un carril asfaltado lleva en 200 m al casco urbano del pueblo.

Perfil

Perfil MIDE de la Etapa Sástago-Escatrón

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Sástago

Situada sobre un pronunciado meandro, Sástago ha sido habitado desde la primera Edad de Hierro, aunque es en ápoca romana cuando se tiene plena certeza de la existencia de su actual asentamiento. Su periodo musulmán dejó de herencia numerosas obras hidraúlicas, y tras la reconquista se fundó en sus tierras el monasterio de Rueda. En el año 1511 la población fue donada por Fernando el Católico a Blasco de Alagón, llegabdo a ser una de los ocho grandes casas de Aragón. Desde principios del siglo XX Sástago es un importante productor de energía hidroeléctrica, contando con dos centrales que contribuyeron a la revialización de la población.

En su casco urbano y las tierras del municipio resulta interesante visitar el monasterio de Rueda (ver etapa 31), el castillo de Palma, la ermita de Montler (excelente mirador y punto de reunión de los vecinos de Sástago), o las torres de vigilancia de las guerras carlistas torre del Tambor y fortín de Sástago.

Artesanía en Sástago

Desde que fuera habitada por mudéjares, la población ha destacado por su artesanía. Durante época musulmana se fabricó vidrio, y desde el siglo XVIII son conocidos los cuchillos de cachas fabricadas con conchas de nácar (extraído de la margaritona—Margaritifera auricularia—un bivalvo del Ebro en peligro de extinción) y los sombreros sastaguinos, que forman parte del, hoy prácticamente desaparecido, traje tradicional aragonés.

Multimedia