Etapa 28.1: Pina de Ebro - Gelsa

Descripción

Etapa 28.1: Pina de Ebro - Gelsa

La ruta de Las Mejanas

Cruzando el puente de Pina se puede también continuar el camino por la orilla derecha del Ebro, atravesando los sotos de la Mejana de los Nidos y de Arenales. La ruta permite luego dos opciones: continuar recto por los caminos de la Rambleta y la Mechaneta, o bien seguir por el dique de defensa del río por la ruta de Las Mejanas (pasando por la mejana de Capera, el azud de Puerto y las islas-soto de la Plana); las dos sendas se unen poco antes de llegar a Quinto. Continuando por la zona de huerta, se llega al puente de Gelsa, que se cruza para llegar al camino que en la etapa 28 lleva a esta localidad.

Desde Pina de Ebro (160 m) se abandona la población en dirección norte, en busca de la carretera A-1107, que se toma a mano izquierda (Oeste) para cruzar el puente de Pina.

A unos 300 m del extremo opuesto del puente, frente a la pista agrícola por la que llega la etapa 27, proveniente de El Burgo de Ebro, se gira a la izquierda, abandonando el asfalto, para tomar un carril que discurre paralelo a las aguas del Ebro. El camino va entre campos de cultivo, bordeando el viejo cauce, aún embalsado, del galacho de Bonastre y ciñéndose de manera permanente a la orilla del río. Tras separarse unos metros de la ribera, en un cruce se gira a la izquierda, junto a un gran pino carrasco y corriendo paralelo a una franja de álamos blancos. Enseguida se abre un carril a la izquierda que se adentra y pierde en el soto de la Mejana de los Nidos, pero el Camino Natural toma el ramal de la derecha, sigue un tramo de ribera y, después de pasar junto a una caseta en un cruce de acequias, bordea el soto de los Arenales (que está vallado y tiene una gran isla próxima a la orilla contraria) y sigue por una zona de frutales.

El puente de Gelsa

De nuevo se alzan una fila de grandes álamos ribereños sobre el camino, antes de que éste acompañe el giro que lleva a cabo el río, formando el gran meandro de Belloque. En su ápice meridional, el camino se une, muy cerca de la vía del ferrocarril, con otro vial por donde aparecen marcas de la ruta jacobea del Ebro. Una vez vadeado un torrente, se deja atrás un área recreativa y se llega a una bifurcación. Aquí se separan las dos alternativas de la etapa. Una sigue recto (Sureste), para acceder a Quinto desde la estación de tren, después de cruzar los caminos de la Rambleta y de la Mechaneta y de juntarse con la segunda opción (son 2,2 km de recorrido).

La otra alternativa es la Ruta de las Mejanas, de trazado prácticamente junto al río, aprovechando el dique de defensa. Así, desde el cruce se toma el vial de la izquierda y, 500 m después, se alcanza la entrada a la mejana de la Capera. Cultivada en su mayor parte, esta mejana conserva un brazo ciego (madre cerrada por arriba con un dique artificial que hace de puente de paso a las fincas de la isla) y ofrece buenas vistas sobre el Ebro.

Avetorillo

Siguiendo la mota, se rodea el lóbulo norte del meandro hasta tomar dirección sur y ponerse a la altura de una espectacular presa. Es el azud del Puerto que, partido en dos por el extremo de la isla de Gelsa, desvía aguas hacia el canal que alimenta la antigua noria de dicha población. La pista sigue el borde del conjunto de islas, brazos y sotos que forman La Plana. En la última mancha de soto, se opta por el carril de la derecha para adentrarse en las huertas, camino de Quinto. Antes de llegar a la vía del tren, está el cruce con la primera alternativa, desde donde se puede acceder a Quinto  salvando la vía por un paso elevado y continuando por la calle de la estación (600 m) o seguir camino de Gelsa.

Para salir hacia Gelsa, el sendero se aleja, en dirección sureste, por un carril paralelo a la vía férrea y llega a la altura de una caseta agrícola, donde se toma el vial de la derecha para, de nuevo, ceñirse a la vía. Pronto se asciende a una importante estación de bombeo y se pasa bajo el puente de la N-232. Cruzando dicha carretera, se salva el Ebro sobre un largo puente y se continúa por la carretera A- 1105 durante 700 m. Luego, se abandona por un camino a la derecha que, enseguida, en una encrucijada (conexión con la etapa 28, tramo Gelsa-Velilla de Ebro), gira a la izquierda para entrar en Gelsa por el camino de los Chopares 

Perfil

Perfil MIDE de la Etapa Pina de Ebro-Gelsa

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Gelsa

Los inicios de Gelsa se remontan a la época, al menos su nombre se sabe que está relacionado con la colonia Lepida Celsa (ver etapa 28), en el término de Velilla de Ebro, aunque fueron los árabes en el siglo VIII, principalmente agricultores, los que dieron el impulso a la población tal y como se conoce hoy en día. De su cultura y tradiciones queda aún en la actualidad una fértil huerta, regada con ingeniosos sistemas hidráulicos que movían el agua del Ebro. Tras la conquista cristiana, los árabes no se fueron, sino que permanecieron en la población como mudéjares. Cuando en 1610 fueron expulsados definitivamente del país, Gelsa quedó prácticamente despoblada.

De su casco urbano resulta imprescindible visitar la iglesia de San Pedro Mártir, barroca, con un interesante retablo, el barrio morisco, de estrechas calles y viviendas cruzadas o el ayuntamiento, antiguo casino del siglo XIX.

Multimedia

No existen resultados con los criterios de búsqueda