Etapa 25: Utebo - Zaragoza

Descripción

Etapa 25: Utebo - Zaragoza

Zaragoza, ciudad milenaria

La iglesia mudéjar de Utebo señala el inicio de esta etapa, que se dirige a la pedanía zaragozana de Monzalbarba. Tras cruzar a la orilla izquierda del Ebro en el puente de Alfocea, se alcanza el galacho de Juslibol. Desde el núcleo urbano de Juslibol se llega, por el camino de Ranillas, a la ciudad de Zaragoza para atravesar la avenida de Ranillas, la arboleda de Macanaz y culminar la jornada en el emblemático puente de Piedra, en pleno centro de la urbe, junto a la plaza del Pilar. En la avenida de Ranillas se puede tomar la variante del Parque Metropolitano del Agua, junto al recinto de la Expo 2008. En la pasarela de La Almozara, la variante de la margen derecha lleva al puente de Piedra.

Parte la ruta desde Utebo (210 m) en dirección este por el camino del Alto de Machín, supera la AP-68 por un paso elevado, obvia un desvío a la torre del Tiemblo y toma el carril de la derecha que salva la acequia del Lugar, desviándose a la derecha y avanzando paralela por su parte superior hasta una bifurcación cerca de una caseta. Por el carril de la derecha se pasa junto a una vivienda y enseguida se llega a la carretera asfaltada que accede a Monzalbarba. En el casco urbano de este barrio pedáneo de Zaragoza destaca la torre octogonal mudéjar de San Miguel (siglo XVI), coronada por un gran nido de cigüeñas, símbolo de la localidad. Monzalbarba se cruza por la calle de la Sagrada, para girar al final de ella a la izquierda en dirección al puente de Alfocea sobre el Ebro .

Vista aérea del Ebro a su paso por Zaragoza

Una vez se cruza a la orilla opuesta hay que girar a la derecha para tomar un carril de tierra (Mota de Faci), desde la que se obtienen vistas de la localidad de Alfocea. Tras 1,5 km paralelos al cauce del río la pista realiza un giro de 90º a la izquierda, desechando la primera entrada al galacho de Juslibol, y pone rumbo norte durante unos metros. Al poco tiempo se abandona la mota y baja a la derecha, al enclave boscoso del galacho. El galacho de Juslibol es un humedal singular, que corresponde a un antiguo meandro abandonado del río Ebro en el término de Zaragoza, a escasos kilómetros del centro de la ciudad.

Por el interior de este espacio, el Camino Natural del Ebro circula por sus caminos señalizados, bordeando varias lagunas; primero siempre al este, para luego girar al norte y salir cruzando un puente sobre del viejo meandro.

Enseguida el sendero pasa junto al Centro de Interpretación del Galacho, edificio bioclimático donde se da información del lugar, y se toma a la derecha (Sureste) el camino de Alfocea a Juslibol, al pie del escarpe, que ofrece excelentes vistas sobre la vega y sus huertas.

Una vez se alcanza el barrio rural de Juslibol, se pasa sucesivamente junto al palacio arzobispal, la iglesia barroca de Nuestra Señora de la Asunción y distintas casonas. Tras pasar la plaza Mayor, se desciende hacia la derecha (Sur) en dirección al camino de Ranillas. Entre huertas se alcanza la ribera del Ebro, por cuya orilla se continúa a la izquierda (Sur), sobre una pista de defensa que llega a las inmediaciones del puente de la autopista de enlace A-2.

El galacho de Juslibol

En este puente comienza la avenida de Ranillas, por la que se avanza unos metros. En este punto hay dos opciones: el sendero principial que avanza en dirección sureste por la avenida de Ranillas y posteriormente por la de José Atares y una segunda, una variante de 4,3 km por el Parque Metropolitano del Agua, que se introduce a la derecha por la mota de Ranillas (meandro de Ranillas) y bordea el citado parque y el recinto de la Expo Zaragoza 2008 (con vistas al puente del Tercer Milenio y al Pabellón Puente), para salir de nuevo en busca del sendero principal por la calle Pablo Ruíz Picasso.

A partir de allí se avanza en dirección sureste hasta la pasarela de La Almozara. En este lugar, de nuevo, hay dos posibilidades, la principal, que continúa por el margen izquierdo hasta el puente de La Almozara, pasando por el Sur del Centro de Natación y bajo el puente de Santiago, hasta llegar al parque de Macanaz, donde termina la etapa. Otra opción es la variante del margen derecho (2,3 km), que cruza la pasarela peatonal, y continúa junto al río pasando bajo el puente de La Almozara y el de Santiago y, frente a la Basílica del Pilar, encontrándose con la etapa 26 en el puente de Piedra (205 m).

Perfil

Perfil MIDE de la Etapa Utebo-Zaragoza

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

El galacho de Juslibol

Galacho es una palabra aragonesa que designa a un brazo abandonado por el río tras un cambio de cauce o crecida. El entorno y la ciudad cuentan con un conjunto de paisajes generados por la dinámica fluvial del Ebro: sotos de Alfocea, Torre Alqué, la Almozara, o el meandro y soto de Ranillas. Estos espacios, inscritos en la Reserva Natural Sotos y Galachos del Río Ebro, cuentan con una buena representación de vegetación de ribera: carrizos, chopos, tamarices, álamos, sauces y olmos, donde se desarrolla una destacada fauna, como el ánade real, la garza o el cormorán, entre otras especies.

El galacho de Juslibol, formado tras la crecida del Ebro del 2 de enero de 1961 (la mayor del siglo XX), cuando se alcanzaron 4.130 m³/seg de caudal (16 veces su caudal medio), supone un auténtico testigo de lo que fue su dinámica fluvial. Su localización en la confluencia de río, escarpe yesífero y zona esteparia (LIC Lugar de Importancia Comunitaria y ZEPA Zona de Especial Protección para las Aves de El Castellar), le confiere gran singularidad. Las posteriores extracciones de gravas aportaron once pequeñas lagunas en una extensión de 102 ha, que el Ayuntamiento de Zaragoza adquirió para su protección y gestión. El lugar acoge numerosas especies vegetales de bosque ripario y otras exóticas; así como una destacada avifauna de garzas, martinetes, fochas o somormujos. A sus valores ecológicos se suma la presencia de un poblado íbero (siglo IV a.C.) y el castillo de Miranda (del siglo XI y XII) sobre los escarpes yesíferos que acompañan al galacho.

Multimedia