Camino Natural Turia - Cabriel. Tramo Turia - Siete Aguas

Descripción

Camino Natural Turia - Cabriel. Tramo Turia - Siete Aguas

El Turia y los naranjos dan paso a los aromas de la sierra para terminar entre esencias de olivo y vid

Desde las aguas del Turia el viajero camina absorto por las esencias de azahar, adentrándose poco a poco en la sierra, donde aljibes y corrales sirven como pista sobre un uso que persiste en la actualidad, aunque fue más extenso en el pasado. Acompañan al viajero numerosos aromas de romeros, brezos y jaras, mientras se atraviesan cumbres y barrancos que obsequian al caminante con espectaculares panorámicas en todas direcciones a medida que se recorre este itinerario bañado por el sol.

El recorrido comienza en las afueras del núcleo urbano de Pedralba, justo después de atravesar el puente de la carretera CV-370 por debajo del cual discurre el río Turia, dentro del Parque Natural del Turia. Un panel con tejadillo, que marca el inicio de la ruta, ofrece al viajero información detallada sobre el itinerario que se dispone a emprender.

Cultivo de naranjos

En esta primera parte el itinerario discurre por un camino asfaltado entre cultivos de naranjos y mandarinos, salpicados con alguna construcción que en origen tendría vocación agrícola y en la actualidad presenta también funcionalidad residencial.

Poco antes de superar los primeros 500 m de camino, el viajero cruza el Barranco de Chiva y el Cordel de Castilla, una vía pecuaria utilizada para la trashumancia de ganado en la que se alternan las áreas de pastoreo. El Camino Natural continúa custodiado por cultivos de cítricos mientras el asfalto se transforma en un camino de tierra. El viajero se topará con un panel interpretativo que le hará saber que se encuentra en la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Alto Turia y Sierra del Negrete. El trazado continúa por una pista cementada que cuenta con una fuerte pendiente y donde el paisaje cambia de los cultivos cítricos que hasta ahora habían dominado la ruta, al Monte de Utilidad Pública La Serratilla.

Corral de la Balsa

De vuelta al firme de tierra, tras alcanzar el punto kilométrico cuatro, el viajero se encontrará con varios ejemplares de pino carrasco (Pinus halepensis), y culminará la subida en el área de descanso localizada en el paraje de La Muela (a una altura de 309 m). A partir de este punto será necesario superar numerosas subidas y bajadas que, sin duda, pondrán a prueba, la forma física de senderistas y cicloturistas.

Antes de llegar al punto kilométrico siete, se sitúa un aljibe que fue utilizado para abastecer al ganado y a las caballerías en el pasado y que en la actualidad se encuentra en muy buen estado de conservación. Poco después se localiza el Corral de La Balsa, construido en piedra y argamasa, y utilizado como vivienda y refugio para el ganado hasta hace poco tiempo. Unos metros más adelante se alcanza el cruce con la Colada de Cheste a Chulilla. Se trata de una vía pecuaria de algo más de 14 km que era usada para desplazamientos cortos del ganado entre los pastos de la Serranía de Cuenca y la sierra de Javalambre con las sierras litorales valencianas, conocidas también como áreas de invernada. En este punto, se encuentra un desvío de 110 m que lleva hasta otro refugio agrícola, conocido como Corral de los Calzones, preparado para pernoctar en él si las labores del campo así lo requerían.

Vista panorámica, al fondo tormenta sobre el mar Mediterráneo

Superado el punto kilométrico ocho es posible disfrutar de unas bellas panorámicas que, en días claros, permiten divisar la ciudad de Valencia y el mar Mediterráneo. Se llega así hasta un área de descanso en la que, poco después, se encontrará un punto de agua para la fauna silvestre y un majano para conejos. Tras un recorrido de subida el viajero se topará con el aljibe de los cazadores, una construcción moderna promovida por la Sociedad de Cazadores de Cheste. Poco después se atraviesa la Colada de Bugarra, denominación que recibe la vía pecuaria que une Cheste y Chulilla.

Después de poco más de diez kilómetros de recorrido el camino deja la pista principal para adentrarse por una senda que discurre por un bosquete de pino carrasco, de escasa edad y elevada espesura. Tras superar esta masa forestal se alcanza un enclave de viviendas rodeadas de cultivos que conducen hasta el cruce del Camino Natural con la carretera CV-379. Esta parte del recorrido presenta una ciclabilidad compleja, especialmente para aquellos ciclistas menos experimentados que, no obstante, podrán continuar por la pista hasta alcanzar la CV-379, aunque deberán recorrer una parte por carretera sin arcén si desean proseguir en bicicleta el camino.

Brezo en flor

Una vez cruzada la carretera, tomando para ello las precauciones pertinentes, el viajero se encuentra con una zona de casas de campo con cultivos de vid y olivo que se localiza en el punto kilométrico doce. Poco después se divisa una infraestructura conocida como Corral del Carnicero, una construcción tradicional que conserva su uso ganadero gracias a las numerosas reformas acometidas en ella. Progresivamente el paisaje retorna al monte de pino carrasco y brezo (Erica sp.) y el viajero llega a una nueva área de descanso. El itinerario continúa en predominante ascenso alternándose con rampas de subida y bajada.

El camino vuelve a abandonar la pista en favor de una senda de algo menos de un kilómetro y medio de subida, que culmina en un área de descanso localizada en el paraje del Alto de Cazoleta. La dificultad técnica para realizar esta parte en bicicleta es mayor que en el recorrido anterior, por lo que se recomienda a los aficionados al ciclismo que atraviesen esta parte a pie.

Tras superar esta senda, la de mayor dureza de este primer tramo del Camino Natural Turia – Cabriel, vuelven a alternarse las rampas de subida y bajada para concluir, de nuevo, en un área de descanso que permite disfrutar de unas panorámicas privilegiadas. El itinerario cruza la Vereda Real de Gestalgar a Godelleta, una vía pecuaria que conecta el Cordel del Mas del Pinar con las sierras costeras. Después de recuperar fuerzas es posible conocer la Microrreserva Umbría de las Carrasquillas, a partir de la cual el Camino Natural comienza un descenso continuado.

Tramo de la segunda senda peatonal

A medio camino entre los términos municipales de Gestalgar y Chulilla el itinerario atraviesa una vía pecuaria conocida como Vereda de Chiva a Chulilla. En este entorno la vegetación está dominada por monte bajo de encina (Quercus ilex) y sotobosque de romero (Rosmarinus officinalis). Asimismo es posible encontrar una pequeña repoblación de especies forestales que se encuentra junto a un área de descanso y con la que el viajero se topará tras 27 km de recorrido.

Las infraestructuras ligadas con la explotación ganadera son una constante a lo largo de todo el Camino Natural, como, por ejemplo, el Corral de Medineta, un edificio que en el pasado estuvo dedicado a la ganadería y que hoy es utilizado como vivienda. Desde este enclave se suceden los cultivos de vid y olivo, junto con los de almendro, que salpican en menor medida el paisaje de esta parte del itinerario. Entre los cultivos de vid cabe destacar dos variedades autóctonas como la bobal y la tardana, que se alternan con otras más extendidas en el resto de la geografía peninsular. En el caso del olivo predomina la variedad manzanilla en las zonas más templadas, y la cornicabra en las áreas más frías.

Tras este breve recorrido entre cultivos, el paisaje vuelve a tornar a monte bajo antes de llegar al hito kilométrico treinta y dos, donde el viajero podrá encontrar información relativa al Paraje Natural Municipal Sierra de Chiva, por donde el Camino Natural discurre durante varios kilómetros.

Fuente de La Vallesa

Ya cerca del límite entre los términos municipales de Chiva y Siete Aguas se encuentra una nueva área de descanso, provista de pinos de altura considerable que proporcionan una agradable sombra, muy escasa hasta ahora en este itinerario. Tras este breve oasis el trazado de nuevo cruza una vía pecuaria, en este caso la denominada como el Azagador de Tejera.

Un kilómetro después el viajero se encontrará con desvíos a derecha e izquierda. El primero, tras recorrer algo más de 350 m, descubre al caminante una construcción hidráulica denominada cenia, que en el pasado servía para llenar una balsa aneja realizada en mampostería. El segundo desvío conduce, tras recorrer 200 m, al área recreativa de La Vallesa, donde una bella chopera y la fuente que da nombre a este lugar preceden a un espacio provisto de mesas de piedra y madera, aparcabicis y barbacoas que permiten a cicloturistas y senderistas recuperar fuerzas bajo la agradable sombra que proporciona este espacio.

De vuelta al Camino Natural, se avanza para llegar a una tercera senda, que cuenta con una longitud de tres kilómetros que zambullen al viajero en un denso monte bajo donde la encina es la especie protagonista. Esta senda no ciclable obliga a los cicloturistas a tomar una pista asfaltada desde el área recreativa de La Vallesa que conduce hasta las cercanías de Siete Aguas, permitiendo proseguir por el trazado del Camino Natural.

De nuevo los intervalos de subidas y bajadas vuelven a dominar el Camino Natural hasta superar los 37 km de recorrido, en un enclave en el que se erige un bello pino carrasco de gran porte. A partir de este punto comienza el descenso que, en menos de un kilómetro, da por finalizado esta última parte de la senda.

Fuente de los Siete Chorros en el municipio de Siete Aguas

Ya por camino de tierra de gran anchura, tras dejar atrás la Peña Rubia, el Camino Natural discurre con el núcleo urbano de Siete Aguas en el horizonte. El descenso continúa por un itinerario compartido por pista asfaltada, de 700 m, que concluye en la rambla de El Papán, donde se halla una fuente homónima y un área de descanso. También a la derecha se dejan la fuente de la Gota, la fuente de la Roca y la fuente del Garbanzo que preceden al núcleo urbano de Siete Aguas.

El viajero accederá al núcleo urbano por la avenida Fuente de la Gota y en la avenida de La Fuente finalizará este primer tramo del Camino Natural Turia – Cabriel junto al panel interpretativo ubicado en el parque, próximo a la fuente de los Siete Chorros.

Perfil

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Pedralba

Población valenciana bañada por las aguas del río Turia. Los primeros asentamientos humanos encontrados en la zona datan del Mesolítico, consolidándose poco a poco el municipio, tanto en la época romana como musulmana, llegando a la actualidad.

Muy cercana a la plaza de Pedralba se levanta la iglesia, del siglo XVIII, con una fachada espectacular. Cabe destacar: la ermita de la Virgen de Luján, cuya imagen fue traída de Argentina en 1969; el Museo de Arte Moderno “Pedralba 2000”, situado en una casa de labranza tradicional; y la Calle de la Acequia, por la que discurre la acequia madre y sus casas presentan pequeños puentes con escaleras para acceder a ellas.

La principal actividad económica es la agricultura, predominando el regadío, con bellos campos de naranjos y mandarinos.

Espacios Naturales Protegidos

El Camino Natural Turia – Cabriel. Tramo Turia – Siete Aguas discurre a lo largo de sus casi 35 km. de recorrido por cuatro Espacios Naturales Protegidos que son:

  • Parque Natural del Turia: Con una superficie de 4.962 hectáreas, cuyo eje se desarrolla en ambas márgenes del río Turia entre los términos municipales de Pedralba y Paterna.
  • ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves)Alto Turia y Sierra del Negrete: Presenta una extensión de más de cien mil hectáreas predominantemente montañosas que acoge poblaciones nidificantes de 18 especies de aves incluidas en la Directiva 79/409/CEE relativa a la conservación de aves silvestres, entre las que destacan el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus) y el águila real (Aquila chrysaetos).
  • Microrreserva Umbría de las Carrasquillas: Pequeña superficie de poco más de media hectárea, que como su propio nombre indica se localiza en la ladera de umbría y contiene un carrascal (Quercus ilex) al que acompañan quejigos (Quercus faginea), arces (Acer granatense) y fresnos (Fraxinus ornus), además de un sotobosque rico en especies endémicas.
  • Paraje Natural Municipal Sierra de Chiva: Este espacio abarca 5.500 ha que incluyen la Sierra de los Bosques y parcialmente la Sierra de las Cabrillas. De relieve montañoso, posee diferentes itinerarios señalizados para conocer sus numerosas fuentes y su patrimonio, destacando el conjunto de pinturas rupestres declaradas en 1998 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Ciclabilidad

Tramo (km) Grado de ciclabilidad
0,0 al 3,7 Alto
3,7 al 10,9 Medio
10,9 al 11,6 Bajo
11,6 al 18,0 Medio
18,0 al 19,3 No ciclable (senda)
19,3 al 34,8 Alta
34,8 al 37,8 No ciclable (senda)
37,8 al 40,6 Alta