Etapa 8: Huertapelayo a Valtablado del Río

Descripción

Etapa 8: Huertapelayo - Valtablado del Río

Vida en los cortados

Los cortados rocosos sobrecogen al visitante; lugares aparentemente yermos y sin vida capaz de desarrollarse en los bloques pétreos, son en realidad el ambiente idóneo para cientos de especies animales y vegetales que se han adaptado a sobrevivir a las duras condiciones de los canchales y escarpes calizos que flanquean el río Tajo.

El Camino se acerca a los cortados

La etapa comienza junto a la parada de autobús de Huertapelayo, a la entrada de la localidad. Prácticamente en su inicio, la ruta cruza sobre el arroyo de la Vega y continúa por un camino de concentración dejando a la derecha el caserío de Huertapelayo. La pista asciende de manera tendida pero constante, permitiendo unas excepcionales vistas sobre el fondo del valle.

Los chopos (Populus sp.) se alinean a ambos lados del río, coloreando el paisaje de verde y amarillo durante los primeros días del otoño, antes de tirar la hoja. Los farallones y escarpes calizos, además de crear cuevas y ser el hogar de numerosas especies, decoran el entorno con sus caprichosas formas. Si el caminante realizó la anterior etapa reconocerá el camino por ser tramo común entre ambas. Un cruce marca el final del tramo compartido y marca hacia la izquierda, el inicio de la etapa 8.

Los jóvenes pinos laricios (Pinus nigra), los enebros (Juniperus communis) y las aulagas (Genista scorpius) se alternan con quejigos (Quercus faginea) y encinas (Quercus ilex), que habitan las zonas más expuestas.

Poste que indica los posibles sentidos

Transcurridos casi ocho kilómetros, la etapa alcanza un cruce de caminos donde gira 180 grados a la derecha y toma una pista que asciende ligeramente en paralelo a la ruta por la que se ha venido, hasta llegar a un nuevo cruce. La senda que parte hacia la izquierda, lleva hasta un área de descanso con mesas, fuente y un refugio de piedra. No obstante, el trazado de la etapa sigue por el camino de la derecha, que va desciendo suavemente hasta convertirse en poco más que una vereda.

El camino desciende por una zona rocosa, donde la precaución es prioritaria. Las matas de boj (Buxus sempervirens) y los madroños (Arbutus unedo) acompañan los pasos del caminante en este tramo.

En un constante sube y baja, el sendero llega hasta una nueva área de descanso junto a las ruinas de un puente de piedra conocido como “El Pontón”. Junto al puente, aparece una ancha pista forestal por la que el camino transita durante 500 m, antes de girar a la derecha en una curva y tomar un sendero que desciende hasta el barranco del Hocino. Supera el cauce por una gran pasarela de madera, que se puede ver en la imagen, y gira a la derecha para continuar por un estrecho camino que avanza entre el pinar.

Esta zona se inunda con facilidad, por lo que en épocas de fuertes lluvias es posible que parte del sendero quede cubierto por el agua.

Pasarela en el Camino

Durante más de cinco kilómetros, el aspecto del sendero no varía; un bonito camino rodeado de romeros (Rosmarinus officinalis) y madroños bajo la sombra de un pinar es la constante en este tramo del recorrido. El camino se acerca y se aleja del cauce del Tajo en varias ocasiones pero, tal y como ha venido siendo la tónica a lo largo de esta etapa, nunca llega a perderlo como guía. Al final de la etapa transita muy cercano al cauce, por su margen izquierda.

En las proximidades del final de la etapa, el recorrido pasa junto a las ruinas del molino del Valle y cruza sobre el barranco de los Repechos, hasta llegar a Valtablado del Río, flanqueado por fincas de cultivo salpicadas de enormes nogales (Juglans regia). Valtablado supone uno de los confines del Parque Natural del Alto Tajo en el límite occidental, motivo por el que se conoce a esta zona como la “Puerta del Alto Tajo”. Durante el total de la etapa, el Camino discurre por el Parque Natural, Lugar de Interés Comunitario (LIC), Zona Especial de Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) del Alto Tajo. A partir de este punto, se abandona el espacio protegido, aunque el río sigue transcurriendo en curso alto, para dirigirse a una zona igualmente interesante: la Alcarria.

Mapa

Perfil

Perfil MIDE de la Etapa Huertapelayo-Valtablado del Río


MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Destacados

Información adicional

Huertapelayo

Puede considerarse un “pueblo ganado a la piedra”, algo que se pone inmediatamente de manifiesto con la espectacularidad de la “puerta de entrada” a la localidad. Es de destacar también su Iglesia Parroquial de planta única y realizada en mampostería, que data del siglo XVII, al igual que su retablo mayor.

La actividad económica del municipio, al margen de la intensa e histórica actividad maderera, la agricultura y la ganadería común en todos los municipios de la zona, ha sido también importante en la producción de trufa y de miel, muy desarrolladas en la actualidad, y así mismo el turismo rural.

El hundido de Armallones

Una de las georutas del Parque Natural del Alto Tajo se adentra en el cañón del río para llevar al visitante a uno de los enclaves geológicos más interesantes de la zona, el “Hundido de Armallones”.

La ruta parte del Ocentejo, un pequeño pueblo situado en el barranco de la Hoz, y se adentra en el cañón del río. Siguiendo la pista llegamos hasta este tramo en el que se produjo una caída de grandes bloques de roca sobre el cauce como consecuencia de un terremoto ocurrido en Lisboa en el siglo XVI, taponando su curso.

Multimedia