Etapa 6: Arcones – Villarejo

Descripción

CN Cañada Real Soriana Occidental. Etapa 6

Esfuerzo y disfrute por igual entre sabinares y pinares.

Exigente etapa que se adentra, en primer lugar, en un sabinar (Juniperus thurifera) de ensueño. Se suceden las subidas y bajadas al mismo tiempo que las espectaculares instantáneas, que quedarán en la retina de todos los viajeros. El bosque anterior da paso a un denso pinar de silvestre (Pinus sylvestris) que de nuevo avanza entre toboganes para cruzar por debajo de la autopista A-1. El pastizal y finalmente el melojar (Quercus pyrenaica) regresan a la Cañada Real Soriana Occidental, antes de concluir la etapa en la localidad de Villarejo, dentro del término municipal de Santo Tomé del Puerto.

Charca en el Camino Natural

En el panel interpretativo al efecto, junto al núcleo urbano de La Mata, perteneciente al municipio de Arcones, da comienzo una de las etapas más exigentes del Camino Natural de la Cañada Real Soriana Occidental, que con sus más de 21 km une este punto con el núcleo urbano de Villarejo (Santo Tomé del Puerto). Poco después del inicio se alcanza el punto kilométrico 85 entre sabinas de mediano porte.

Tras dos cruces de caminos perfectamente señalizados en los que se debe continuar recto, se alcanza el punto kilométrico 86 al mismo tiempo que unas charcas de las que la mayor mantiene agua durante todo el año. En la bifurcación se toma el camino de la izquierda para llegar al Área de Descanso La Tranca de la Dehesa donde un gran melojo ofrece una gratificante sombra que invita a hacer un paréntesis en el viaje.

El recorrido se adentra en un bello sabinar donde se suceden los tramos de subida y bajada. Tras superar una cancela que separa los términos municipales de Arcones y Prádena aparecen, acompañando a la sabina, bosquetes de pino silvestre.

Toboganes en la sexta etapa

Coincidente con el punto kilométrico 88 se alcanza un cruce de caminos en el que se debe seguir recto. En este punto se inicia una sucesión de subidas y bajadas con badenes en su punto más bajo y pendientes pronunciadas que exigen al viajero un esfuerzo y precaución adicional para poder superarlas. La dureza de estos toboganes no debe privar al cicloturista ni al caminante de disfrutar de la espectacularidad de los ejemplares de sabina que pueblan estos parajes desde antiguo, y ofrecen estampas dignas de cuentos y leyendas.

Entre los arroyos que se cruzan, ya en el término municipal de Prádena, destacan el arroyo de los Poyales y el arroyo de los Palancares. Tras el punto kilométrico 89 el viajero se despide del sabinar y regresa el pastizal a la Cañada Real Soriana Occidental. Una nueva cancela con puerta giratoria para peatones marca la aparición de un nuevo bosquete de pino silvestre en las fincas limítrofes a la vía pecuaria. Un tramo de subida y bajada, pero ya no con las pendientes anteriores, precede a un paso canadiense, donde dos grandes melojos trasmochos destacan entre los pinos silvestres.

Ternero

En el siguiente kilómetro aparecen más ejemplares de melojo, trasmochados en el pasado, acompañados de nuevo por alguna sabina. Tras un ligero descenso se supera un nuevo paso canadiense, e inmediatamente después se gira a la derecha tomando una pista de gran anchura. Nada más tomar esta pista se encuentra el Área de Descanso Vereda de la Cañadilla.

Ascendiendo por la mencionada pista y tras cruzar el arroyo de Quiñones es posible contemplar la localidad de Casla al mismo tiempo que el recorrido entra en su término municipal.

El trazado se adentra en un tramo dominado por pinares de pino silvestre, y se vuelve a la alternancia de subidas y bajadas, algunas de ellas con pendiente pronunciada. Tras el punto kilométrico 95, una cancela con puerta giratoria para peatones separa los términos municipales de Casla y de Santo Tomé del Puerto, divisándose las localidades de Sigueruelo y Siguero.

Caballos en Cañada Real Soriana Occidental

El paisaje embriaga al viajero, a la derecha con los siempre presentes pinos silvestres que en contadas ocasiones dejan divisar las cumbres de la Sierra de Guadarrama, cuan ventanas naturales entre la espesura. A la izquierda, las vistas se pierden en el horizonte y se puede disfrutar en primer plano de las localidades segovianas que salpican el territorio.

Después de superar el punto kilométrico 98 y disfrutar de bellas panorámicas de la localidad de Las Rades, el trazado se endurece un poco más, si cabe, con una gran rampa de bajada que continúa con la correspondiente rampa de subida, ambas de pendiente elevada. A continuación, se inicia un descenso en el que una senda correctamente balizada hace disminuir la pendiente con su característico zigzagueo. Ya de vuelta a la pista, se continúa con el descenso, se alcanza el punto kilométrico 100 del Camino Natural de la Cañada Real Soriana Occidental, y se avanza desde metros antes de este hito en paralelo a la autopista A-1.

Ruinas de la antigua estación de Villarejo

El trazado gira a la derecha y pasa por debajo de la autopista A-1 en sentido Madrid. El descenso finaliza al pasar por encima del río Duratón. Ya en subida, una cancela con puerta giratoria para peatones precede al paso por debajo de la autopista A-1 en sentido Burgos. Nada más superar la autopista el trazado gira a la derecha, avanza por pista asfaltada mal conservada que en pocos metros torna de nuevo a camino de tierra.

Un pequeño rodal de álamo negro (Populus nigra) sorprende al viajero y pocos metros después el trazado gira a la izquierda para afrontar una nueva subida, donde una cancela con puerta giratoria para peatones precede al paso subterráneo que cruza el antiguo trazado del ferrocarril. Una vez superado el tramo más duro de subida, se suceden los toboganes de suave pendiente que permiten disfrutar del verdadero protagonista de este Camino Natural, que no es otro que el ganado vacuno y equino que pasta en la Cañada Real Soriana Occidental.

Ermita de San Juan Bautista (Rosuero)

Pocos metros después del punto kilométrico 104 se divisan a la izquierda las ruinas de la antigua estación de Santo Tomé del Puerto. Tras un nuevo badén el camino gira a la izquierda para comenzar un tramo compartido entre la sexta y la séptima etapa, siendo el final de la sexta y el principio de la séptima.

Se vuelve a la sexta etapa, y una vez realizado el giro a la izquierda anteriormente mencionado, se supera ya en descenso el antiguo trazado del ferrocarril por un paso subterráneo al efecto, e inmediatamente después una cancela con puerta giratoria para peatones. En este tramo el melojo es la especie protagonista, solo interrumpido por una alameda a la izquierda del trazado en las cercanías del arroyo del Chorrón.

Poco después, justo antes de entrar al núcleo urbano de Villarejo, se alcanza el panel interpretativo que indica el final de esta sexta etapa entre Arcones y Villarejo, localidad esta última incluida en el término municipal de Santo Tomé del Puerto.

Perfil

MIDE Etapa 4


MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

Santo Tomé del Puerto (Villarejo)

Municipio de la provincia de Segovia localizado al pie del puerto de Somosierra, en la intersección formada por la autovía A-1 y la carretera nacional N-110. Está formado por cinco núcleos de población, con la peculiaridad de que ninguno lleva el nombre del municipio: Villarejo, Sigueruelo, Siguero, Rosuero, La Rades.

El origen medieval es evidente, constituyéndose en primer lugar una ermita que fue consolidándose hasta convertirse en un importante convento. Emplazado en un lugar estratégico, ha sido siempre zona de paso de mercancías. Se libró además en 1808 la batalla de Somosierra contra las tropas de Napoleón.

El patrimonio arquitectónico de los núcleos de población que forman el municipio se centra en sus edificios religiosos, entre los que destaca la iglesia románica de San Martín de Tours en Siguero, la ermita de San Juan Bautista en Rosuero, la iglesia de la Natividad en Villarejo y las ruinas del convento. El entorno natural es incomparable, ya que la mayor parte de su término municipal se encuentra incluido dentro del Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama.

El acebal de Prádena

El Camino Natural de la Cañada Real Soriana Occidental pasa a apenas 1 km del acebal de Prádena, uno de los bosques de acebo más importante de España y probablemente el más meridional de Europa.

El acebal presenta un buen estado de conservación y, con sus más de 60 ha, es uno de los más extensos de la Península, con ejemplares de gran porte y antigüedad. Llama la atención por su frondosidad, y a pesar de tratarse de una masa casi totalmente monoespecífica, hay presencia de otras especies como serbal de los cazadores, enebros o aligustres. Es sin embargo en invierno cuando este bosque alcanza su máximo esplendor, cuando se inunda con el color rojo brillante de sus frutos, esta fructificación invernal tiene una gran importancia ecológica, ya que proporciona alimento a numerosas especies.

Multimedia

No existen resultados con los criterios de búsqueda