Etapa 8: Casas del Risco del Paso - Morro Jable

Descripción

Etapa 8: Casas del Risco del Paso - Morro Jable

Hasta la playa del Matorral

La ruta comienza en la hermosa playa de Risco del Paso, entre las playas de Sotavento, y continúa su recorrido por un terreno ondulado muy próximo a las playas de la costa sureste de la isla. Tras cruzar una de ellas, la del Mal Nombre, se llega a la playa del Matorral, donde se encuentra el Saladar de Jandía, un espacio protegido de alto valor natural y científico.

Las playas de Sotavento se consideran entre las mejores de Fuerteventura

La etapa se inicia en la playa de Risco del Paso, situada entre las playas de Sotavento, y está incluida dentro del Parque Natural de Jandía, por un tramo de arenales que constituyen una de las mejores manifestaciones de hábitat sabulícola (playas y dunas) de toda la isla, atendiendo tanto a su extensión como a su diversidad florística. No obstante, aun tratándose de un espacio natural protegido y al igual que ocurre en el resto del Parque Natural, se observa un elevado tráfico de vehículos todoterreno.

La ruta comienza a la altura de los paneles informativos en dirección suroeste, ascendiendo por una pequeña loma desde la cual  se empieza a vislumbrar la belleza de esta zona costera. No en vano, las playas de Sotavento están consideradas como unas de las mejores de Fuerteventura y, por extensión, de toda Canarias, por su inmaculada arena blanca y sus cristalinas aguas azules.

El primer tramo del sendero se encuentra delimitado por piedras

El camino natural discurre por un terreno ondulado paralelo a la majestuosa playa. En ocasiones, y atendiendo a la elevada densidad de vehículos motorizados que acceden hasta pie de playa, se encontrarán  numerosas pistas que cruzan el camino, lo que no debe confundir al caminante, pues en este primer tramo el sendero se encuentra perfectamente delimitado por piedras.

Continuando por el sendero se llegará a la playa del Mal Nombre y seguiendo por la arena, bordeando el chiringuito, se alcanzará una pista de tierra que conduce directamente al camino.

Una vez atravesado este sendero, el camino natural discurre por pistas y bordea algunas urbanizaciones turísticas intercalando tramos por la playa, para llegar el extremo. Este de la playa del Matorral, donde se encuentra un importante humedal: el Saladar de Jandía. Desde aquí se puede tomar el sendero que sube al Pico de La Zarza (PR FV 54).

Vistas de la playa desde el camino, en Morro Jable

Caminando por el paseo marítimo a lo largo de toda la playa del Matorral, en la que destaca el faro de Morro Jable,  se llega al otro extremo, fin de la etapa.

Esta etapa concluye en uno de los enclaves turísticos más importantes de la isla: Morro Jable, un antiguo pueblo pesquero que si bien sigue manteniendo esta actividad (gracias a la cual se podrá degustar un exquisito pescado fresco). Morro Jable cuenta con servicios y locales suficientes para satisfacer todas las alternativas de ocio de ahí que actualmente la mayor parte de su población se dedique al sector turístico.

Perfil

Perfil MIDE de la Etapa Casas del Risco del Paso-Morro Jable

MIDE (Método para la Información de Excursiones)

(calculado según criterios MIDE para un excursionista medio poco cargado)

Información Destacada

Información adicional

El Saladar de Jandía

El Saladar de Jandía, conocido oficialmente como Playa del Matorral, es un espacio natural protegido debido a su alto valor natural e interés científico. Se trata de un ecosistema costero, bastante singular, donde la vegetación sufre inundaciones periódicas de agua de mar, que dan lugar a charcas de salmuera cuando el agua se evapora.

Por acción de las mareas, las comunidades vegetales son inundadas total o parcialmente durante varias horas al día, por lo que las plantas tienen que combatir la enorme concentración de sal que absorben, bien mediante el almacenamiento de agua en sus hojas o bien la secreción de esta a través de diminutas glándulas. Se trata pues de un hábitat especial de matorral halófilo termoatlántico que, a pesar de su fragilidad, es bastante estable, ya que las rocas y la arena actúan de barrera natural frente a los oleajes, lo que permite que las aves marinas nidifiquen en sus matorrales. Además de una serie de plantas autóctonas, el Saladar de Jandía también alberga un elevado número de especies endémicas de invertebrados.

Este tipo de ecosistema es muy escaso, por lo que constituye una zona húmeda muy importante, no solamente de Canarias, sino de toda la Macaronesia. El Saladar de Jandía se encuentra protegido desde 1987 y es Sitio de Interés Científico desde 1994. En el año 2000 fue declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), así como Zona Especial de Conservación (ZEC) y, desde 2002, es el único humedal de Canarias incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional dentro del Convenio de Ramsar.

Multimedia

No existen resultados con los criterios de búsqueda