Coles

Introducción

  • Las coles agrupan una serie de cultivos distintos procedentes de diferentes variedades botánicas de la especie Brassica oleracea L.

Origen

  • El cultivo de las coles es uno de los más antiguos que se conocen. La investigación histórica ha determinado que los cultivares actuales descienden de Brassicas espontáneas, no formadoras de repollo, domesticadas en Asia Menor y en el Mediterráneo Oriental. Los antiguos griegos tenían en gran estima al cultivo del repollo.
  • Ampliamente utilizada como hortícola y como medicinal en el mundo grecorromano (primer milenio a. de C.), al cual probablemente llegó desde las costas atlánticas siguiendo la ruta del estaño. Teofrasto (siglo IV a. de C.) ya cita un buen número de variedades cultivadas en Grecia, y se refiere también al tipo salvaje (?rháphanos agría?), que para. él es obviamente B. cretica Lan. Sin embargo, ni esta última ni ninguna de las otras especies con n= 9 que crecen en la región mediterránea parecen haber contribuido a la gran diversificación experimentada por las B. oleracea cultivadas. Baste citar, entre muchos otros, los siguientes conocidos cultivares: la berza o col caballar var. oleracea), apreciada por sus hojas para consumo humano o animal; el repollo (var. capitata L.), de hojas adultas que mantienen la posición cerrada propia de los primordios en la yema; el colinabo ?término que se ha utilizado para designar a veces ambiguamente a otras variedades? o "kohl-rabi" (var. gongylodes L.). con la parte inferior del tallo muy engrosada; la col portuguesa (var. costata DC.), con nervios muy gruesos carnosos; la col de Bruselas (var. gemmifera DC.), con sus brotes axilares arrepollados; la coliflor (var. botritis L.), con una masa comestible de flores abortadas; el brécol o bróculi (var. italica Plenck), del que se aprovechan los tallos preflorales tiernos, etc. La llamada col lombarda es la. f. rubra Peterm. ? fuertemente pigmentada con antocianidinas? del repollo. El término col (del gr: caulon= tallo) es general y se aplica preferentemente a las formas de las que se consume la hoja. Hoy se cultivan también variedades de coles ornamentales con hojas coloreadas, procedentes del Japón.
  • Los celtas y, más tarde, los romanos diseminaron las coles por toda Europa. La palabra latina Brassica, que da nombre al género, procede del vocablo celta bresic, que significa col. A lo largo de los siglos las formas con cabeza (repollos) se fueron desarrollando en el norte de Europa, en tanto que las formas sin repollo (berzas) aparecieron hacia el sur. Un tercer tipo de coles (las coles de Bruselas) aparecieron posteriormente, hacia el siglo XVIII.
  • Origen de las coles según la Universidad Católica Pontificia de Chile

Características botánicas

Requerimientos ecológicos

  • En general, las coles se consideran plantas rústicas y sufridas. No obstante, prefieren los climas suaves y húmedos de las zonas marítimas. Resisten mejor el frío que los fuertes calores. Los terrenos más adecuados son los profundos y frescos. Se consideran plantas exigentes en nutrientes, especialmente en nitrógeno y potasa. También se suele decir que la cal es de gran importancia para estos cultivos. Sin embargo, el cultivo de coles en Galicia está muy extendido (quizás sea el cultivo más difundido en la Comunidad) con suelos, en general, muy ácidos.
  • CLIMA
  • El exceso de calor las incita a espigarse y montar en flor y el exceso de frío ralentiza o paraliza su desarrollo, aunque no las destruye, dado que algunas variedades llegan a soportar hasta -10ºC.
  • En épocas o climas con poca luz solar y cuando las plantamos en zonas sombreadas, realizan mal. la fotosíntesis y tienden a crecer frágiles y espigadas, con cogollos minúsculos. En cambio, si padecen sed en periodos largos, o calor excesivo, se endurecerán demasiado y dejarán de crecer.
  • SUELO
  • Las coles, en general, son plantas rústicas y se adaptan bien a La mayoría de tierras, soportando incluso altos niveles de salinización tanto de la tierra como del agua de riego e incluso de las brisas marinas. Evidentemente son plantas algo voraces que prefieren tierras bien mullidas, especialmente las arcillas sueltas que retienen bien la humedad, con niveles altos de materia orgánica y a ser posible poco ácidas, más bien neutras o ligeramente alcalinas.
  • En los huertos con suelos ácidos quizás convenga hacer aportes de cal a la tierra o al compost. Las cenizas también pueden ser útiles, pues aportan, además de cal, buenas dosis de potasa que ayuda a reforzar la estructura de las coles.

Importancia económica

Usos

  • En Francia y Alemania muy común la elaboración chucrut por fermentación de la pella. En España su consumo es mediante cocción. En algunas zonas es bastante común un aprovechamiento mixto de las berzas. Las hojas más tiernas se reservan para consumo humano y las viejas se emplean como forraje.